domingo, 30 de septiembre de 2007

El fenómeno High School Musical: Segunda parte

Ayer se estrenó en la Disney Channel española la secuela del exitazo High School Musical, telefilme musical juvenil que yo ya mini defendí en su día. Mi hermana pequeña la vio ayer y la grabó en el DVD, y hoy he podido verla.

¿Expectativas? Ninguna en absoluto, así que luego no me vengáis con esas de "¡Pf! ¿Qué esperabas?". La primera era majilla, y basta. Además cerraba bien la historia. Una segunda parte lo que conseguiría sería perder toda la poca frescura que pudiera tener la primera parte, al ser muchísimo más comercial. Además, visto el talento que tienen los de Disney Channel para hacer series y telefilmes, era de esperar que la historia sería más de lo mismo, y no ofrecería en absoluto nada nuevo respecto a su antecesora. Sólo vender discos y DVD's.

Y así ha sido.

High School Musical 2 es una gilipollez bastante considerable. El argumento (que cuenta las "peripecias" de los wildcats en verano) es una tomadura de pelo (cuando acabe la peli, id a un espejo y miraos las caras que se os han quedado), y se multiplican los defectos que, dentro de lo que cabía, tenía la primera parte: el doble de previsible, el doble de tópica, y el doble de cursi.

El tratamiento musical de la historia también hace aguas respecto a la primera parte, y es tan tan tan comercial que espanta. Sólo se salvan mínimamente What time is it? y I don't dance (aunque el origen de ésta última sea también otra gilipollez), que al menos son un poco marchosas.

El resto, basura. Sólo para fans de los pimpollos estos, para disneychanneleros, y para los más jovenzuelos. No recomendada para mayores de 17 años.

Al menos que te llames Andy Stitzer...

viernes, 28 de septiembre de 2007

Respetando títulos

En HarryLatino confirman que Warner Bros. les ha confirmado (qué lío) que la sexta entrega cinematográfica de Harry Potter se titulará en España Harry Potter y el príncipe mestizo, respetando así el título original, Harry Potter and the Half-Blood Prince; título que se pasó por el forro de lo que yo os diga la editorial Salamandra, que lo tradujo como Harry Potter y el misterio del príncipe. Un nombre coherente con el capítulo en cuestión (más que La Orden del Fénix, seguro), pero no con el título original.

Según Warner Bros. a HarryLatino: "Así es como se traducirá. No hay declaración oficial ni comunicado al respecto. Simplemente se trata de la lógica traducción del título en inglés, del que no se corresponde con la traducción del título del libro".

Y yo estoy muy de acuerdo, pero me pregunto dónde estará esa lógica cuando no se respetan los títulos originales de las propias películas, y se auto impone la lógica patria para inventarse títulos. El último caso, y además de la propia Warner, sería Fred Claus, comedia navideña protagonizada por Vince Vaughn y Paul Giamatti, que aquí se pasará a llamar El hermano capullo de Santa Claus.

Así de coherente. Así de lógico.

Harry Potter y el príncipe mestizo, la penúltima entrega de la saga, se estrenará en todo el mundo en navidades de 2008.

martes, 25 de septiembre de 2007

Hitchcock para teenagers

Alfred Hitchock estrenaba en 1954 La ventana indiscreta, protagonizada por James Stewart y Grace Kelly. El filme contaba la historia de un reportero fotográfico que, obligado a permanecer en reposo con su pierna escayolada, y a veces acompañado por su bella novia y su enfermera, procura escapar al tedio de su convalecencia contemplando desde la ventana de su apartamento el otro lado del patio, recogiendo puntillosamente, y con ayuda de unos prismáticos, fragmentos de las vidas de numerosos vecinos... hasta que, debido a una serie de pequeñas acciones, el reportero mirón comienza a sospechar de un vecino ante la súbita desaparición de la mujer de éste...

Disturbia, que se estrenó en nuestro país el pasado viernes, es construída en la base del mítico filme de Hitchcock. Alguien que es obligado a quedarse en un lugar y comienza a espiar a la gente. Aquí, James Stewart es sustituído por el omnipresente Shia LaBeouf, un adolescente problemático que, debido a un señor fostión que le pega a su profesor de italiano (español en la versión original), le condenan a estar bajo arresto domicilario.

El problema de Disturbia es que no ofrece ni aporta prácticamente nada nuevo al género, porque hasta que la cosa no se pone mínimamente seria, la película resulta ser una tipica, forzada ("Te iba a condenar a un año de reformatorio, pero como sé lo que es perder a un padre, y me das pena, pues hala, un mes de arresto domicilario" ¿¿¿¡¡¡!!!???) y topiquísima película teenager de las de toda la vida. De las previsibles, y de las que tienen fallos de guión gordos (atentos a una cagada MONUMENTAL, relacionada con el personaje de la madre del prota -interpretada por Carrie-Anne Moss; ¿recordáis a Trinity de Matrix?-, cuando empieza el clímax final). Un Hitchcock reciclado (y edulcorado) para teenagers.

Le salva por poco de la quema el que sea entretenida, ese clímax final taquicárdico y bastante conseguido a juzgar por los tiempos que corren, y un Shia LaBeouf majísimo que vuelve a clavar su papel.

domingo, 23 de septiembre de 2007

El "nuevo" Camp Nou


Ahí lo tenéis, y no sé a vosotros, pero a mí me parece precioso, fascinante, moderno, y muy barcelonés, al incorporar (no sé si adrede o no) elementos gaudinianos que me parecen adecuadísimos, haciendo que me sienta muy identificado con el estadio. Quizá un pelín demasiado parecido al Allianz Arena, pero más asimétrico.

Pero, desde luego, será un gustazo para la vista verlo de noche, y por dentro, todo un coliseo romano, un pelín más grande de lo que es actualmente.

Lo que veis es una reforma del actual Camp Nou. Vaya, que no tirarán lo que hay ahora, sino que actualizarán la fachada y, supongo, parte de las instalaciones internas, como las escaleras, las gradas, etc...

Lo dicho, que me encanta, aunque probablemente no guste a los más conservadores del barcelonismo. A mí desde luego me parece un proyecto vanguardista excelente, con el que estoy muy ilusionado.

Los resultados, en 2011 ó 2012. :P

Más fotos del proyecto, aquí.

sábado, 22 de septiembre de 2007

Cosillas varias, y tal

Bueno, como estoy aburridillo, y hace un tiempo que no subo un post, pues he pensado en traeros un par de novedades del mundo del cine, de las más jugosillas que han aparecido en los últimos días.

Y son...

Las primeras fotos del rodaje de la película de Sexo en Nueva York, que se está rodando ahora mismito bajo la dirección de Michael Patrick King, en la que es su primera película (aunque ya había dirigido varios capítulos de la serie en cuestión), y que se estrenará el año que viene. A mí me gusta la serie, y la espero con curiosidad, aunque soy de los que piensan que tendrían que hacer más temporadas, en vez de una peli, pero bueno.
Podéis ver el resto, aquí. La Parker sale feísima, espero que en la peli salga bien fotografiada porque sino, vaya tela. ¡Y Samantha Jones presidenta!

Y la segunda cosilla nueva es el cartel de la secuela de Alien vs. Predator (esa película que es bastante malilla pero que yo me lo paso pipa con ella, porque me la tomo con mucho sentido del humor), que se llamará Alien vs. Predator: Requiem, y que básicamente serán hostias a panes entre los dos bichos... y otro que es un cruce de los dos. ¿Un Predalien? ¿Un Alietor? A saber. Se estrenará en nuestro país el 11 de enero.
Por cierto, he visto El diablo viste de Prada. Normalita, sin más (véase Última película vista, estrenando nuevo Rafaletómetro, ¿os gusta?), pero qué bien me lo ha hecho pasar la Streep cada vez que aparecía. Y qué guapota que sale Anne Hathaway, uhm.

Otra cosilla que se me olvidaba: Puede que no reciba ningua sugerencia, como me sucedió antaño, pero ¡que me quiten lo bailao! Para la portada de octubre, podéis dejar vuestras sugerencias de lo que creáis que debo dedicársela, a mi cuenta de correo Gmail (rafalet ARROBA gmail PUNTO com). ¡Estrujaros el cerebro!

Si alguna de las sugerencias me gusta, ¡la veréis el día uno!

martes, 18 de septiembre de 2007

Primer cartel de 'Las crónicas de Narnia: El príncipe Caspian'

¿A que mola un web? ¡Expectativas al máximo!

Espero que mole tanto como El león, la bruja y el armario... ¡pero sin tanto almívar, por el amor de Dios!

El príncipe Caspian nos cuenta la historia del segundo viaje a Narnia de los hermanos Pevensie, donde ellos descubren que un malvado rey de Telmar ha tomado control de Narnia. El rey planea deshacerse de su sobrino (Caspian) para que su hijo sea el futuro heredero del trono. Su ley extranjera ha tratado de lograr la aniquilación de todas las criaturas mágicas de Narnia, pero todavía quedan muchas escondidas.

Los cuatro -ya no tan- niños, ayudan al joven príncipe Caspian a organizar su ejército de Bestias Parlantes, que contará con la inestimable ayuda del gran león Aslan.

En cines en verano de 2008.

viernes, 14 de septiembre de 2007

"Ever since we first saw the light, a man and woman liked to shake it on a saturday night!"

Imagina una película musical en la que no hay ni un solo momento de descanso, ni un solo momento en el que el ritmo decaiga, y en que casi la mayor parte de su metraje te entren unas ganas terribles de levantarte de la butaca y ponerte a bailar.

Pues esa, es Hairspray.

Salvo Christopher Walken (que, como dijeron en la revista Imágenes de Actualidad, está algo despistado) y John Travolta (hace gracia en todas sus apariciones, pero la expresividad es nula), todo el reparto, sobretodo los jóvenes (aunque Zac Efron no convence), está inmenso. Destacar ese James Marsden que se lo pasa en grande, y una Michelle Pfeiffer interpretando a la perfección su personaje.

Todos dan la talla en un musical donde la discriminación de cualquier tipo no tiene lugar. Ese es precisamente el mensaje de una película que es todo optimismo, color, sentido del humor y ritmo, mucho ritmo. Porque la banda sonora (ganadora de 8 premios Tony, los Oscar de Broadway) es una auténtica delicia dentro del género del cine musical, y no hay ningún número que no haga moverte, como mínimo, un par de veces el esqueleto. Destaco de toda la película Good morning Baltimore, I can hear the bells (delirantes números musicales que sirven como presentación del personaje de Tracy Turnblad), Nicest kids in town, Welcome to the 60's, Run and tell that, Big, blonde & Beautiful, Without Love, y una orgásmica finale de más de diez minutos al ritmo de la mejor canción del musical, You can't stop the beat, que vale sus tres puntacos en la nota final de la película.

Es una película para pasártelo bien, y dejar fuera todo prejuicio cinéfilo que puedas llegar a tener normalmente en una sala de cine.


Algunas de las pegas sin mucha importancia de la película son algunas incoherencias argumentales (un enamoramiento repentino, como por arte de magia), algunos diálogos y situaciones un pelín cursis (aunque creo que el doblaje tiene gran parte de la culpa... aunque no es un doblaje para nada malo) y tópicos, algo disneyanos, pero se te olvida todo nada más comenzar cualquier número musical, porque éstos son el verdadero motor de la película. O también que toda la música pertenezca a la partitura del musical, y que no se huela nada en absoluto la música de los sesenta, y su frescura, como se podía hacer en la película original del mismo título de John Waters.

Respecto a las diferencias entre la original de John Waters, y esta adaptación del musical de Broadway, son obvias:
Una, la original, es, como me dijo un amigo por MSN, más hardcore y perraca, con un humor más irreverente y políticamente incorrecto, marca de la casa de John Waters, el rey del cine basura y/o freak (título que se ha ganado a pulso). Y la más reciente, pues tiene que ver mucho con la original, pero a la vez no. Es la misma historia, pero en clave de musical, y mucho más edulcorada y políticamente correcta que la otra; pero la crítica social sigue presente. A mí la de John Waters, pese a Divine y algunos puntos cómicos bastante aplaudibles, no me acabó de convencer, pero ésta sí. Por algo tan simple como que me lo he pasado mejor viéndola.

Estoy convencido de que mucha gente entrará a la sala con muchos prejuicios, por varios motivos. Para comenzar, es un musical, y eso es algo que en nuestro país no gusta demasiado, y yo no entiendo por qué, si son una gozada, y la máxima expresión de lo que se puede llegar a hacer en una película (ya que explota casi todos los medios existentes en el cine). Luego estarían los mismos prejuicios que critica la película: los físicos y raciales, pero sobretodo los físicos. Me apostaría una mano a que alguien suelta un comentario despectivo en voz alta al ver cómo menea hipnóticamente el esqueleto Nikki Blonsky, o al ver cómo un chico guaperas prefiere una chica gorda a una rubia despamanante... y ya se calificará a la película de directamente mierda. Porque la gente es así de garrula.
También estoy convencido de que mucha gente presuntamente cinéfila no aceptará la película porque es tan optimista, que se contagia. Y claro, lo optimista e incluso repipi, lo que está lleno de colorines y predica el flower-power, parece no estar de moda para los que llevan gafas de pasta. A no ser que venga firmado por los directores típicamente cools de turno.

Pues ellos se lo pierden.

jueves, 13 de septiembre de 2007

Britney Spears hace el ridículo ante todo el mundo (II) - La gente es muy sensible... - ACTUALIZADO

Este chico (aunque, creedme, yo creí que era una chica) ya ha recibido más de tres millones de visitas en Youtube, por llorar como un niño pequeño porque el mundo "no deja en paz a Britney Spears", tras el ridículo que hizo en los Video Music Awards el otro día.

Los que no sepan inglés, el pavo viene a decir algo así como que la chica lo ha pasado mal, que si el divorcio, que los dos niños, y que quiere empezar de nuevo bla bla bla... y que la dejemos en paz (LEAVE BRITNEY ALOOOOOOOONE!!!) porque somos unos bastardos insensibles, entre otros sollozos.

Yo creo que estamos ante un enfermo y que se merece también que nos riamos de él, señalándole con el dedo.
Si es que... ¡pobrecito!

ACTUALIZACIÓN:
Otro video del loco éste aquí, bailando el nuevo single de Britney Spears. Y aquí la traducción al castellano de lo que suelta en el video que abre el post. ¡Mamá miedo!

martes, 11 de septiembre de 2007

Britney Spears hace el ridículo ante todo el mundo


Ya lo hacía cuando era una estrella, con sus delirios de grandeza (¡¡soy la princesa del POOOOOOOOP!!), pero esto ha superado todos los récords de decadencia tontuna que puede llegar a tener un famoso.

En el video que abre el post se puede ver la "actuación" que hizo Britney Spears en los MTV Video Music Awards de Las Vegas, presentando su nuevo single, Gimme More (Dame Más, molón para bailar, y basta), con el que en teoría reaparecería en el mundo de la música después de un larrrrrrrrrgo paréntesis, repleto de excentricidades, idas de olla, y muchos Cheetos.

Los Cheetos son los que precisamente se notan en el video, donde se ve a una Britney sin el tipito que acostumbraba a lucir en sus actuaciones, muy desmejorada, vistiendo con unos trapos que cualquiera diría que se los dio su peor enemigo, y muy torpona y desincronizada con el cuerpo de baile... y el playback. Haciendo el payaso con un cartelón gigante en su jeto que predicaba ¿Y yo qué hago aquí?, vamos.

Que a mí me importa más bien poquísimo esta señorita, y si ella es la princesa del Pop, ¡yo soy el sultán!, pero el ridículo que hizo ante todo el mundo con esa "actuación" es mayúsculo, y no lo podía dejar pasar en el blog. ADEMÁS, me parece una falta de respeto a los que le dan de comer -Cheetos-: a la discográfica (por mal venderse a sí mismo su propio producto), y a sus tropecientos millones de fans, que ya han comenzado a reciclar los posters de su ídola en dianas para dardos.

Si es que ya suelen decirlo, ya: cuando haces ¡pop!, ¡ya no hay stop!

PD: Y pensar que muchas de las "divas" del J-Pop la imitan...
PD 2: Colosal ese It's Britney, Bitch! de la canción. Pero lo siento, Britney, tú no tienes el estilo, ni el carisma, ni el glamour que tiene Kelly diciendo bitch... o, mejor dicho... BETCH!!

lunes, 10 de septiembre de 2007

Confirmado el título de 'Indiana Jones 4'

Acabo de recibir la nota de prensa de Paramount, con un archivo adjunto, que ha resultado ser el logo oficial de la cuarta entrega de las aventuras de Indiana Jones (que llegará a nuestras pantallas el mayo próximo), que podéis ver al principio del post.
Indiana Jones and the Kingdom of the Crystal Skull es el título oficial de la cuarta entrega, que viene a ser algo así como Indiana Jones y el Reino de la Calavera de Cristal.

No tengo ni puñetera idea de qué irá, y soy de los que para esta película ha optado por no leerse ningún spoiler ni ninguna teoría spoileroosa, para que luego en el cine las sorpresas vengan por sí solas. Sólo veré trailers, y carteles. No pienso cometer el mismo error que con Star Wars.

Indiana Jones y el Reino de la Calavera de Cristal (pendiente de título español oficial), que está dirigiendo Steven Spielberg mientras escribo estas líneas, se estrenará en todo el mundo a finales de mayo de 2008, y contará con un espectacular reparto encabezado por Harrison Ford, Shia LaBeouf, Cate Blanchett, Ray Winstone, John Hurt, Karen Allen, y Jim Broadbent.

Ahí es nada.

viernes, 7 de septiembre de 2007

'NANA' y 'Bleach', en DVD por todo lo alto

SAV nos ha informado a la redacción de Index-DVD los detalles de las ediciones que saldrán a la venta el 24 de octubre de este año (unos días antes del salón del manga de Barcelona) de los anime de éxito NANA y Bleach.

Habrán tres clases de ediciones para cada serie, aunque muy similares las unas a las otras.

Bleach tendrá su Shinigami Edition: una edición especial en formato de lujo, editada en un cofre de coleccionistas de edición limitada, más un póster desplegable 70x100 y obsequios exclusivos, según la distribuidora. Además, habrá una Edición Limitada, que será lo mismo que acabo de decir, pero en un digipak bien potito.

Por su lado, los primeros quince episodios de NANA se verán recopilados en otro cofre coleccionista, de cuatro discos, llamado Black Stones Edition Vol. 1, que incluirá otro póster plegable con las mismas medidas que Bleach, y "obsequios exclusivos". Y al igual que Bleach, NANA también tendrá su Edición Limitada en digipak.

Además de estas ediciones de lujo de ambas series, saldrán a la venta cinco ediciones independientes, que incluirán cuatro episodios cada una, a unos precios más asequibles (las otras ediciones sobrepasan los cincuenta euros, mientras que las independientes, sólo valen catorce).

Cuando reciba material gráfico de las ediciones, editaré este mismo post para incluíroslo todo. ;)

martes, 4 de septiembre de 2007

"Do I frighten you? ... Is it my scar?" - "It's your car."

Quentin Tarantino ha sufrido su primer tropiezo como director. No os alarméis, no es lo que parece. Death Proof es una de las mejores películas del año, y un disfrute sin parangón, pero es la primera película en la cual el tito Q baja un pelín de lo habitual su nivel, y comete excesos que el espectador medio dificilmente podrá aguantar (por lo que he podido comprobar en la sala de cine): le sobra metraje. Eso es lo primero que he pensado al finalizar la proyección. Hay demasiadas escenas de diálogo bastante espeso. Nada más comenzar, ya hay una, y no es de aquellos diálogos, también espesos, pero digeribles y míticos, como los que abren Reservoir Dogs o Pulp Fiction, sino de aquellos que pecan de una superfluidad alarmante y de una pretenciosidad que se le ve el plumero desde donde Cristo perdió el sombrero (como si quisiese que alguna de las frasecitas que sueltan las chicas protagonistas, pasasen a la historia del celuloide), que duran demasiado, y acaban por causar un tedio considerable; aunque puede tratarse de algo sin importancia para los más fanáticos del director estadounidense, ya que probablemente aguantarán -con un pelín de paciencia- dichosos diálogos hasta que llegue lo bueno de verdad, lo disfrutable, lo orgásmico.

Porque Death Proof puede pecar de lo que acabo de decir, pero estamos hablando de una de las películas más divertidas, entretenidas (obviando los diálogos del diablo) y gamberras del año, al no tomarse demasiado en serio a sí misma (que es algo que tampoco deberíais hacer vosotros). Además, que es muy "tarantina" (algo que no era, por ejemplo, Kill Bill, al ser un popurrí -asquerosamente divertidísimo, todo hay que decirlo- de mil géneros diferentes, que rezumaba comercialidad por todos los costados), y se nota en todos sus fotogramas, en cómo QT mueve la cámara, en cómo vive y respira la película por sí sola. Posee, además de las secuencias de acción mejor rodadas del año, mil y un detalles y referencias, como en toda película de Tarantino que se precie, que no debéis dejar pasar, además de unas canciones muy bien escogidas para las escenas de turno (impagable la escena del bailecito erótico entre el personaje de Vanessa Ferlito y el especialista Mike).

Kurt Russell, muy juguetón. Me ha gustado su interpretación, aunque tampoco es para tirar muchos cohetes (lo que daría yo por ver cómo sería el personaje de especialista Mike -un pelín desaprovechado, por cierto- interpretado por el actor que tenía que hacerlo desde un principio: Mickey Rourke). Las chicas, en su punto.

En el fondo el argumento es más simple que el mecanismo de un botijo, y por eso a lo mejor le sobra unos cuantos minutos de metraje, pero la película me ha parecido bastante divertida, y me lo he pasado muy bien, que pese a sus defectos, es lo que importa en realidad.

Con diferencia, la peor película de la corta (pero intensa) filmografía de Quentin Tarantino como director... pero, ¡oh!, ¡ojalá las peores películas de las mejores directores fueran así de disfrutables!

Atención a los detalles de celuloide malgastado expresamente para que la experiencia Grindhouse (aquí mutilada) sea más realista... y a ese repentino e inesperado The End, sencillamente magistral, de lo travieso que llega a ser.

PD: El título del post: ingenioso juego de palabras parte de un diálogo entre especialista Mike y el personaje de Vanessa Ferlito, "estropeado" (porque no quedaba otra) por el doblaje.

sábado, 1 de septiembre de 2007

12 meses, 12 portadas: ¡Hairspray! 'Cause you can't stop the beat!

Yo es que tengo una obsesión con esta película, desde que vi el trailer hace tiempo (el cual he visto ya un porrón y más allá de veces), el cual me fascinó de una manera que no me imaginaba. Y si además, se trata de un musical, un género que para mí supone una debilidad cinematográfica particular, pues el entusiasmo se multiplica por dos.

El 14 de septiembre, por fin, se estrena en nuestro país Hairspray, la adaptación cinematográfica del musical de Broadway que, a su vez, es la adaptación musical del clásico cinematográfico de la crítica social de 1988 del mismo nombre, dirigido por John Waters (¡y protagonizado por Divine!) y que (lamentable o alegremente -porque no he tenido ocasión de verlo-) ya vive bajo la sombra de las versiones musicales y el tremendo éxito que han y están teniendo en Estados Unidos, tanto de público como de crítica (ejemplo 1, ejemplo 2).

¿Y de qué va? Pues es muy sencillo: Tracy Turnblad, una chica gordota, con un gran peinado y un corazón aún mayor, tiene solamente una pasión: bailar. Su sueño es aparecer en “El Show de Corny Collins,” el programa de baile televisado más codiciado de Baltimore. Tracy (que interpreta una debutante Nikki Blonsky) parece perfecta para el programa, a no ser por un problema no tan pequeño: no cabe. Su figura generosa siempre la ha apartado de los grupos a la moda, cosa que le recuerda continuamente su amante pero excesivamente sobreprotectora madre y de generosa figura, Edna (interpretada por... John Travolta). Esto no detiene a Tracy, porque si existe alguna cosa que esta gran chica sabe, es que ella nació para bailar.

Osea, un Billy Elliot, pero en versión musical, petardo y femenino. Osea, que tiene que ser una obra maestra por puñetera fuerza, ¡porque además sale Queen Latifah! Que es una puta diosa.

Yo estoy enganchado a la banda sonora de la película, y las canciones son de lo más pegadizas y, lo mejor de todo, la calidad musical y el espectáculo van in crescendo a medida que se va acercando el final.

¡¿Qué más se le puede pedir?! El 14 de septiembre, ya sabéis, todos al cine en procesión. Allí me encontraréis con un bol gigante de palomitas, una peluca a lo Tracy Turnblad, y vestido de mujer sesentera.

Bueno no, eso se lo dejamos a Travolta, que por lo que se ve, no se le da nada mal:
PD: ¿Cómo puede ser que ya haga UN PUÑETERO AÑO de esto?
PD 2: No tengo ni idea de cuándo veré Death Proof, aunque seguramente vaya el lunes por la noche (¡recién empezadas las -mis- clases!).