viernes, 29 de febrero de 2008

"Restauración" de carteles de cine - Hoy: Saga 'Rocky'

Esta mañana no he podido ir a clase ni a hacer los recados que tenía que hacer por encontrarme indispuesto, así que como me he quedado en casa, he aprovechado los ratos de la mañana en que me encontraba bien para seguir añadiendo fichas de clásicos del cine en Cinefilo.es.

Se me ocurrió añadir toda la saga de Rocky (menos Rocky Balboa, que ya está). No hubo problemas con ello, pero me encontré con que la calidad del material de carteles que encontraba por la red, excepto Rocky V, dejaba muchísimo que desear. Así que he abierto el Photoshop y he intentado arreglar los scan-desaguisados lo mejor que he podido xD. A ver qué os parece. ^.^

Rocky I
Carteles mínimamente potables encontrados:

Resultado:

Rocky II
Cartel mínimamente potable encontrado:

Resultado:

Rocky III
Cartel encontrado a la izquierda, resultado a la derecha (pinchad en la imagen para verlo en alta resolución):
Rocky IV
Cartel encontrado a la izquierda, resultado a la derecha (pinchad en la imagen para verlo en alta resolución):

jueves, 28 de febrero de 2008

Historia de un hijo de puta

Ya os lo advierto yo ahora: There will be blood (Pozos de ambición) no es un historia épica sobre la extracción del petróleo, sobre valores morales y rollazos de esos que le van mucho a la Academia de Hollywood, no. Todo lo contrario. Se trata de un simple relato políticamente incorrecto sobre un hijo de puta (Daniel Day-Lewis, quién si no) de principios del siglo pasado, y que se dedica a extraer el petróleo, y sus tribulaciones. Ni más ni menos.

Os diré más: cuando veáis la película, puede que se os vaya desinflando mucho el globo de expectativas creadas, o bien por los premios a los que ha estado nominada, que por los que os ha creado esos maravillosos veinte MUDOS minutos iniciales, en el cual os viene a la cabeza una y otra vez el título de la película: aquí habrá sangre; pasará algo gordo de verdad.

Se os puede desinflar el globo porque estamos ante una de las películas más densas de los últimos años: durante el visionado hay actos que se hacen tediosos, y crees que sobran, en lo cual además influye muchísimo la sobreactuación de un, con el permiso del dire (supongo), desmeneladísimo Day-Lewis. Otro factor por el cual mientras ves la película se le va restando puntos al conjunto.

Hasta que llega el final, y naturalmente se acaba la película. Pero... QUÉ FINAL, señores. El director, Paul Thomas Anderson, es un listorro del copón, y justo cuando menos te lo esperas te inyecta una dosis de adrenalina pura que te vuelve loco, a ti y a los actores que protagonizan dicha dosis (Day-Lewis y un correctísimo Paul Dano). La suficiente adrenalina como para estar unos tres minutos con la vista clavada en la pantalla mientras corren los créditos, pensando y digiriendo. Sobretodo digiriendo.

Porque vuelvo a repetir, que estamos ante una película densísima. Difícil de ver, por su (bajo mi punto de vista siempre agradecido) estilo clásico de narrar, por su ritmo constantemente tranquilo pero con bajones, y por una maravillosa banda sonora dedicada a la locura del hijoputismo más hijo de puta con el cometido de crear ambiente (como toda buena banda sonora) y agobiar.
Y por todo esto que acabo de decir, simplemente no es una película más: no es una película para todos los paladares. Sobretodo porque no toda la gente es paciente con una película; no al menos tan paciente como yo. Y sobretodo, no toda la gente considera lo que es el cine lo mismo que lo considero yo: una fusión de los artes más antiguos del mundo que dan como resultado otro arte. ¿Y qué es el arte? Una forma de expresión en concreto que entretiene y/o comunica, que nunca deja indiferente.

Si partimos de eso, que me imagino que muy probablemente será algo erróneo, entonces There will be blood (Pozos de ambición) es una obra de arte. Si mucha gente piensa que algo tan simple como un retrato pictórico de una dama italiana es maravilloso, no veo dónde está el impedimento en poder pensar que algo tan simple como un retrato audiovisual de un hijo de puta norteamericano es maravilloso.

Porque, mis queridos drugos, cuando uno se ha pasado unas cuantas horas pensando en la película (aún en estado de digestión), escudriñando mentalmente todos los rincones de su complicado guión... y se da cuenta de que nada sobra: de que todos los actos que se han hecho plomizos formaban parte de un resultado igual de inevitable que prehistóricamente simple (el explícito título), no puedo hacer más que rendirme a sus pies y sucumbir ante muy probablemente la mejor película de 2008.

Leí en FilmAffinity algo en lo que estoy muy de acuerdo respecto a la película: Para al menos las dos primeras partes de la saga de El Padrino, William Shakespeare pareció haberse reencarnado en Francis Ford Coppola para poder retratar a la perfección, y con un sentido de la épica casi poética, la decadencia y corrupción de un hombre. Algo que parece no haber sucedido con Paul Thomas Anderson.

Pues bien, yo añado: Es cierto, pero ahí estaba el mamonazo de Stanley Kubrick poseyendo el cuerpo y la mente del joven director californiano a la hora de parir esta película.

Los que conozcan el cine de Kubrick y vean There will be blood (Pozos de ambición), me entenderéis.

lunes, 25 de febrero de 2008

80th Annual Academy Awards®

Empiezo a escribir esta entrada a las dos del mediodía. Hace una hora que me he levantado, puesto que ayer me quedé la noche en vela viendo la ceremonia de entrega de los Oscar número ochenta. Y fue la primera vez que lo hice por televisión, en directo y en versión original (paso de aguantar a los traductores "simultánteos" del Plus), y bueno, estuvo bien. Hubiera agradecido una gala más entretenida, puesto que fue muy escueta, muy "vayamos al grano", pero bueno, al menos los números musicales de las canciones originales nominadas estuvieron bien. Dudo mucho que si hubiese Oscars cada mes, repetiría la experiencia (aún tengo el culo dormido), pero una vez al año no hace daño.

Antes que nada, diré lo que digo cada año: Que comentaré los premios, y no pondré ningún palmarés. Para consultar la lista entera, visitad este enlace.

Ayer pasó lo que tenía que pasar: La Academia se rindió ante No es país para viejos y los hermanos Coen. Cuatro estatuíllas en total: las merecidísimas al mejor actor de reparto para Javier Bardem (enorme estuvo cuando salió a recogerlo), mejor guión adaptado y mejor dirección, y la más discutible (a falta de ver There will be blood) a la mejor película del año.

Pero nadie tiene derecho a queja, puesto que la cosa estuvo repartidísima: a la peli de los Coen le sigue en número de estatuíllas recogidas, por sorpresa, El ultimátum de Bourne. Todos técnicos, pero no por ello menos importantes: mejor montaje, mejor sonido, y mejor edición de sonido. El único pleno de la noche.
There will be blood se llevó un par: a la mejor fotografía y al mejor actor protagonista para uno de los mejores actores de la actualidad, Daniel Day-Lewis. Merecidísimos los dos, y eso que he visto muy poco de esta película (la distribución ha sido penosa). Le sigue empatada en número de premios La Môme, el biopic de Edith Piaf, que se llevó el premio al mejor maquillaje, y a la mejor actriz protagonista para una Marion Cotillard que encandiló a todo el mundo con su belleza, y ese Dolce&Gabanna que nos produjo hipo, nos lo quitó, nos lo volvió a producir, y nos lo volvió a quitar.

Una de las sorpresas más sonadas de la noche vino en la categoría a la mejor actriz de reparto. Todo el mundo se lo daba Cate Blanchett por hacer de Bob Dylan en I'm not there (pendientísima de estreno en nuestro país), incluído yo, que no he visto la película pero que sólo por ser Cate Blanchett, se lo daba. La sorpresa vino cuando Alan Arkin abrió el sobre y leyó Tilda Swinton (por Michael Clayton), la cual no sabía qué cara poner ni qué decir ante lo evidente: que no tenía esperanzas de ganar ante los monstruos de sus compañeras de nominación.

Por lo demás, ya os digo, premios repartidísimos. No fue una noche de "¡Oh! Ésta se ha llevado ocho premios", no. Y ya llevan siendo varias noches de éstas consecutivas. Cosas de que la Academia vaya creciendo cada vez más y más, y que cada vez sea cada vez más y más internacional. Prueba de ello, es que ayer ningún intérprete norteamericano ganó la estatuílla (un español, una francesa, y dos británicos... como el chiste).

Más cosas a destacar:
  • El Oscar ME-RE-CI-DÍ-SI-MO a la mejor canción original para Falling Slowly de ese prodigio que es Once (palabra inglesa, que significa "una vez"; lo recalco más que nada porque más de una persona ya se me ha referido a ella como UN NÚMERO -el 11, je-, y yo me sigo preguntando qué enseñan a la gente en la escuela). Fue una absoluta gozada ver a Glen Hansard y a esa ricura llamada Markéta Irglová (venganza de nombre) interpretando la canción en el Kodak Theatre. Definitivamente, se hizo justicia eligiendo a lo más sencillo frente a la monstruosidad de Alan Menken.
  • Al mejor largometraje de animación pasó lo que era inevitable: que ganara merecidamente Ratatouille (¿aún no la habéis visto, insensatos?), aunque a mi me supo mal por Persépolis, que es una peli muy maja. Luego me tiré bastante de los pelos porque le daban el premio al mejor guión original a una horriblísima Diablo Cody por Juno, que aunque me gustó, creo que se lo merecía muchísimo más Ratatouille, e incluso Lars and the real girl y La familia Savage (traducida aquí inexplicablemente como La familia Savages; nótese esa ese incorrecta al final de Savage para los que no lo pillen).
  • El recopetín de lo inmerecido vino en el apartado a los mejores efectos visuales, que fue a parar al videojuego de La brújula dorada... estando nominadas Transformers y Piratas del Caribe: En el fin del mundo. Repito: Transformers y Piratas del Caribe: En el fin del mundo. Para mear y no echar gota.
  • ¿A quién le importa el premio a la mejor película de habla no inglesa?
En fin, que creo que se acabó lo que se daba, y que no me dejo nada más por comentar. Han sido unos Oscar majos y ya está. No me han entusiasmado mucho como años anteriores, pero como es LA FIESTA DEL CINE (y quien diga lo contrario MIENTE), pues no podía perdermelo por nada del mundo. ;P

Deciros que en Cool Fiction podéis encontrar mis opiniones sobre los modelitos de la alfombra roja. Y que como digo allí, ¿a qué esperan los dirigentes mundiales para tomar medidas urgentes en contra de esa aberración contra la humanidad que es Reneé Zellweger?

Hasta el año que viene.

PD: Suspenso absoluto a Canal + por su retransmisión. Repleta de fallos en los canales de audio, y para más inri, recortando descaradamente el formato anamórfico de imagen en el que se emitía la gala.

jueves, 21 de febrero de 2008

Hoy es el gran día - ACTUALIZADO

Recordad, harrypottermaníacos: Esta tarde a partir de las seis y media, al fin se pone a la venta el último libro de la saga literaria de J.K. Rowling, Harry Potter y las reliquias de la muerte.

Hoy se acaba todo.

Reseña próximamente.

ACTUALIZACIÓN:
Ya lo tengo. Solamente un par de minutitos de cola en Happy Books de Gavà, aunque al entrar me he jiñado vivo porque no habían ejemplares a la vista (sólo los de reserva), hasta que he avistado los pocos a la venta que quedaban (y eso que hacía cinco minutos que los habían puesto).

Chapó por la editorial Empúries, que es la que lo ha editado en catalán (Harry Potter i les relíquies de la mort, léase a lo Chiquito de la Calzada), puesto que ha conservado la cubierta original: aquella naranja con Harry en un coliseo y con la mano alzada, como si estuviera invocando algo.

En fin, en cuanto me lo lea, caerá la reseña. =P

miércoles, 20 de febrero de 2008

¡Ya está aquí el AVE!

Ya está aquí el AVE que conecta Tarragona, Lleida, Barcelona, Zaragoza y Madrid, y parece que todo el mundo está la mar de contento. Bueno, yo también estoy contento de que por fin estas ciudades estén conectadas por la Alta Velocidad, pero no he olvidado que han tardado doce años en traerlo. Y tampoco he olvidado los dos años de problemas técnicos, retrasos, y mil y un cachondeos que hemos tenido que sufrir los ciudadanos del área metropolitana de Barcelona, lo cual alcanzó su máximo culmen hace apenas un par de meses, con la estación de Bellvitge en un estado digno del tercer mundo, y los servicios de Rodalies (Cercanías) y los ferrocarriles de la Generalitat suspendidos temporalmente, armando el follón correspondiente.

¿Es que ya nadie se acuerda de eso? ¿Somos así de fáciles de contentar? ¿Nadie va a exigir nada por esta gravísima tomadura de pelo?

Me gustaría pensar que sí, que mucha gente sigue acordándose; que no, que no somos así de fáciles de contentar; y que no, mucha gente no exigirá nada, pero sí tomará medidas. Aunque sea en forma de papeleta dentro de una urna...

Eso me gustaría pensar.

PD: Mañana también llega tarde, aunque sólo unos cuantos meses, Harry Potter y las reliquias de la muerte, la última entrega de la saga literaria del joven mago creado por J.K. Rowling. No hace falta decir que ya tengo mi ejemplar reservado. ¡Qué ganas! =P

lunes, 18 de febrero de 2008

La Pantoja: Esa gran pensadora de nuestro tiempo


Qué sabia y gran verdad fue aquello que dijo de "¡Dientes, dientes! ¡Que es lo que les jode!", mientras la grababan unos reporteros del corazón. Lorena Berdún puede dar fe.

domingo, 17 de febrero de 2008

It's nice to see you again, Mr. Burton

¿Por qué me gustan tanto los musicales? ¿Por qué a veces soy tan imparcial con ellos? Quizá porque me parezca el mayor exponente de lo que se puede hacer en el séptimo arte, ya que explota al máximo el talento y la fuerza de todos los engranajes que se tienen que mover para completar una película.

Qué sé yo. El caso es que me chiflan, como ya habéis podido comprobar alguna que otra vez por aquí... aunque tenga que lamentar casos repugnantes como Dreamgirls.

Afortunadamente hoy no estoy escribiendo sobre un caso como aquél. Todo lo contrario. El viernes se estrenó la adaptación cinematográfica del musical Sweeney Todd, que firma con gran estilo un Tim Burton que parece haber recuperado la inspiración y las ganas de contar algo decente, y de forma decente (desde Sleepy Hollow que no levantó cabeza).

Sweeney Todd es sobretodo una película de villanos tocadísimos del ala. Una historia sobre venganza, locura y sangre al ritmo de las fabulosas canciones de Stephen Sondheim, donde apenas existe UN personaje que aún no ha sucumbido a lo más oscuro de uno mismo; y en la cual Tim Burton parece moverse como pez en el agua dirigiendo con su batuta a unos intérpretes que, más o menos, dan la talla.

La interpretación de Johnny Depp no está mal. Tiene algunas escenas buenas, pero leches, se pasa media película frunciendo el ceño, y no está como para nominarlo al Oscar, sinceramente. La que se lleva la palma para mi sorpresa (básicamente porque no la trago) es la "enchufá": la parienta de Burton, Helena Bonham Carter, que lo hace todo que da gusto, y me pregunto cómo es que no está nominada a, al menos, mejor actriz de reparto.
El resto: Alan Rickman demuestra una vez más, al igual que el genialísimo Sacha Baron Cohen, por qué es uno de los mejores actores de la actualidad, aunque lo único que haga es poner cara de pocos amigos. Timothy Spall cumpliendo, como siempre (secundario recurrente), al igual que el par de tortolitos que quedan. Y ojo a Ed Sanders, interpretando a un adorablísimo (pero temible) Toby.

A pesar de durar dos horas, se me ha hecho cortísima. Algo que valoro, y eso que el ritmo es normalito, pese a que creo que a algún número le sobra metraje.

Como ya he dicho, Sweeney Todd es una peli donde los protas son LOS MALOS, donde Tim Burton se permite alguna que otra excentricidad propia (los sueños de la señora Lovett), pero que POR FIN realiza un trabajo con personalidad propia y que no haya "cosas raras" de las suyas por puro marketing. Además, resulta gamberrísima, con un humor negro que me tuvo la mitad de la peli descojonándome (atentos al número posterior al MARAVILLOSO Epiphany), y muy, MUY macabra (si os afecta la sangre en las películas, definitivamente no os la recomiendo... porque la hay A LITROS). Macabramente maravillosa.

Es una lástima que termine tan de repente, sin finalizar la única trama que faltaba por finiquitar... pero a mí ya me bastó. Al menos al tito Tim le quedó un final poéticamente sangriento, y no el típico pasteloso que se iba previendo a medida que iba avanzando la película.

Me pregunto qué habrán visto los académicos a Michael Clayton para nominarla a la mejor película en su lugar...

sábado, 16 de febrero de 2008

¡Cuatro emitirá 'American Gladiators'!

Lejos de tomarse medianamente en serio la estúpida polémica de que ahora los "niños" en el colegio jueguen a wrestling, la cadena de Sogecable ha anunciado que emitirá, aún no se sabe cuándo, el reciente remake televisivo de American Gladiators, una versión renovada del clasicazo reality competitivo de los noventa, que se estrenó en enero en Estados Unidos, cosechando unos datos de audiencia la mar de aceptables.

Parece que dados los buenos resultados, a Cuatro le ha cogido el gusto a esto de revivir programas más o menos exitosos de principios de los 90 en nuestro país. Lo nostálgico vende. Leñe, ¡que yo veía de pequeño American Gladiators, me lo pasaba pipa, y tenía hasta un muñeco de acción! Este, concretamente xD.

¿Que qué es American Gladiators? ¡Insensatos! ¡Ignorantes! ¿A vosotros qué os enseñan en la escuela? ¡Maldita educación para la ciudadania! ¡A pasear por YouTube!

jueves, 14 de febrero de 2008

Teaser Trailer "Indiana Jones y el Reino de la Calavera de Cristal"


- You're a teacher?
- Part time!

JAJAJAJAJAJAJAJA

¡GRANDE!

Desde The Dark Knight que un trailer no me ponía la piel de gallina. Los seguidores del arqueólogo creado por George Lucas y Steven Spielberg teníamos nuestras dudas con esta cuarta entrega, pero este trailer nos la ha despejado todas. Indy's back! Con arrugas y canas, ¡pero en forma! ¡Con el mismo dominio del látigo que siempre, la misma agilidad, y la misma mala leshe!

Definitivamente: INDY'S BACK!! ¡Gracias Spielberg! Estoy entusiasmado. No sé cuántas veces lo he visto ya.

¡A tod@s l@s que estén loquit@s por mis huezoz!






PD: El trailer de Indiana Jones y el Reino de la Calavera de Cristal (en calidad decente, no mierdas de screeners), AL CAER.

PD2: Dolly, neeenaaa, ¡FELICIDADES!

martes, 12 de febrero de 2008

Coleccionismo: Discografía Queen Edición Especial con El Periódico

El Periódico de Catalunya nos ofrece a todos los Queen-maniáticos la oportunidad de hacernos con una edición especial de la discografía del genialísimo grupo de Freddie Mercury. Yo iba a comprarme los discos, ahora que están muy baratetes... pero viendo cómo los está editando esta gente, pues va a ser que me tendré que comprar el diario cada domingo xD. Y sí, hay una diferencia de cinco euros entre los discos en el mercado y los discos con el diario... pero, amigos, como vais a ver, la diferencia de precio está más que justificada.

El disco viene tal y como podéis ver en las imágenes (las cuales podéis ver a una resolución mayor pinchando en ellas), al final del librito. A mí no me gusta ni un pelo, pero es lo que hay. En esas páginas podéis encontrar datos curiosos sobre el grupo y el disco en cuestión, además de las letras de todas las canciones del disco. Una gozada.

Si te gusta Queen, ¿a qué diablos esperas?

Apunte: Chuches nuevas en la barra lateral izquierda: mejoras en el Rafaletovisión (barras espaciadoras entre "cosillas vistas"), y un nuevo apartado donde iré poniendo mis puntuaciones de todas las películas de estreno que vaya viendo durante 2008. ;D

domingo, 10 de febrero de 2008

Camino a los Oscar: 'No es país para viejos'

Hace diez minutos que estoy mirando el teclado, sin saber cómo empezar a hablar de No es país para viejos, la nueva película de Ethan y Joel Coen que tanto prestigio está cosechando allá por donde va.

Supongo que empezaría por decir que todo el prestigio que está consiguiendo se lo tiene más que merecido, porque estamos ante una de las películas mejor dirigidas de los últimos años. Los Coen hacen de una historia relativamente simple sobre, cómo lo diría yo, esas extrañas circunstancias que tiene la vida, sobre el destino, sobre la cacería humana y la supervivencia a ésta, un semi western que sorprende por unos insospechados altos niveles de épica, y engancha y embriaga por estar rodada como Dios, e interpretada como Jesucristo.

Porque el mérito de esta gran película no solo es de los Coen, sino también del reparto, que está magnífico sin excepción, empezando por un Josh Brolin en estado gracia, un siempre grande Tommy Lee Jones, y un Javier Bardem que se sale por todos los costados, que si no hace historia en el cine con su papel de loco psicópata hijo de la gran puta EL VILLANO DE LA DÉCADA, y además no gana el Oscar al mejor actor de reparto (¿de reparto? ¡Si lleva casi todo el peso de la película!), algo crudo comenzará a oler en Dinamarca.

Sin duda, estamos hablando de un clásico del cine inmediato, por su calidad y por toda la polvareda que está levantando. Pero es una verdadera lástima que lo que parecía una película de diez, se vea enturbiada por un desenlace demasiado inesperado y repentino, que hará que más de uno salga de la sala con un "eing?" tatuado en sus frentes. Algo que por desgracia repercute sobremanera en la valoración y puntuación final del filme.

Aún y así, y con el permiso de This is England, una de las mejores y más grandes películas de lo que llevamos de año; y hasta que no vea There will be blood, mi gran favorita para los Oscar.

miércoles, 6 de febrero de 2008

La muerte de Ledger fue accidental

Lo que yo decía. Heath Ledger falleció accidentalmente por abuso de varios medicamentos, según han confirmado hoy los médicos forenses.

"Hemos concluido que la causa de la muerte fue accidental, resultante del abuso de medicamentos prescriptos", ha dicho Ellen Borakove, portavoz del servicio de médicos forenses de la ciudad de Nueva York. "Ledger falleció por intoxicación aguda a causa del efecto combinado de oxycodona, hidrocodona, diazepam, temazepam, alprazolam y doxylamina", ha añadido. El análisis forense viene a dar la razón a la familia del actor, que ha repetido una y otra vez que su hijo no abusaba de las drogas.

La noticia se ha conocido poco después de que la ex pareja del actor, la actriz Michelle Williams, y la hija de ambos, Matilda Rose, llegaran a Perth, Australia, para asistir al funeral, que está previsto que se celebre en los próximos días, y donde espero que descanse en paz de una puñeterísima vez.

Fuente

lunes, 4 de febrero de 2008

"Let's put a smile on that face!"

Iba a hablar sobre la horrible cutre-gala de los Goya que acaba de parir TVE en diferido, y del jugón de darle a La Soledad el Goya a la mejor película, habiendo escogido la Academia a El Orfanato como su máxima representante a los Oscar... pero no, mejor me lo ahorro. Mejor fardo de mi disfraz de Carnaval de este año, que lo materializó esa pedazo de maquilladora que es mi hermana.

Hala:


Estoooo... no, no hubo pelo verde ni traje lila. Problemas técnicos xD.

sábado, 2 de febrero de 2008

'Cloverfield', y la "cultura" audiovisual del 11-S

Los atentados terroristas del 11 de septiembre de 2001 en Nueva York marcaron un antes y un después en todos los sentidos, de eso no hay ninguna duda. La infame guerra de Vietnam fue el primer evento desafortunado en retransmitirse casi en directo en televisiones de todo el mundo, pero el boom de las comunicaciones a finales del siglo XX y la manera en que se vivieron los dantescos y desafortunados atentados contra las torres gemelas, cambiaron radicalmente el concepto. Ahora todo el mundo tenía el poder de inmortalizar un momento al alcance de su mano: videocámaras de todos los tipos, cámaras de fotos digitales que permiten la grabación de video, teléfonos móviles con cámara... Por ello, cuando el mundo entero vio cómo más de tres mil personas eran asesinadas brutalmente en vivo y en directo, mientras Nueva York cundía en el pánico, los que más cerca estaban de los eventos no se resignaron a quedarse delante del televisor, sino que cogieron sus cámaras, salieron a la calle, y comenzaron a grabar...

Desde ese punto de vista tan personal está tratada la nueva creación del productor J. J. Abrams, Cloverfield. Un desastre a gran escala desde el punto de vista de una de esas personas que corren para salvar su propia vida, y la de sus seres más queridos. Abrams ha querido recrear esa atmósfera de congoja y confusión ante un desastre tan dantesco como el 11-S en su nueva película. Esa nueva "cultura" audiovisual que no sólo él explota, sino que la gran mayoría de programas de televisión de actualidad y telediarios, por no decir todos, se han dado cuenta de que es algo con potencial, y sobretodo un morbo macabro, que vende. El "estamos en directo" ante un desastre monumental.

Pero por fortuna Cloverfield es ficción, y narra el "típico" ataque a Nueva York (cómo no) de un monstruo gigante godzilliano (aunque el de Cloverfield, de Godzilla, POCO), desde ese punto de vista: desde el ojo de una cámara doméstica de una chavalada la cual el bicho les amarga la fiesta de despedida de su mejor amigo. A lo The Blair Witch Project. A lo REC (es curioso cómo dos proyectos tan parecidos hayan coincidido en le tiempo de esta manera sin uno teniendo constancia de la existencia del otro).

Por desgracia, Cloverfield dista mucho del excelente filme de Jaume Balagueró y Paco Plaza. Es realmente entretenida y sabe crear cierta tensión en el espectador, aunque más a base de rayos y truenos que no de guión. Además, tiene unos efectos visuales que, aunque discretos, cumplen a la perfección y resultan tremendamente realistas. Por no hablar de los maravillosos efectos de sonido, que si no se llevan el Oscar el año que viene, tendría que ser algo penado con la muerte. PERO pesar de todo ello, el guión es una chorrada, y los personajes (más o menos correctamente interpretados), cuatro subnormaloides cuyas decisiones son el colmo de lo absurdo. Nadie en su sano juicio aceptaría adentrarse en la zona cero de una catástrofe, y más si hay un bicho gigante por ahí pululando, para salvar la chica de tu amigo cuyo estado de salud es desconocido. Además que, joder, ¡el que lleva la cámara no la suelta aunque tenga el bicho delante y se lo vaya a zampar!

Muy poco creíble la película en ese aspecto, aunque ya se sabe, there's no bussiness like show bussiness, the show must go on, y todo ese rollo.

Visualmente no está mal, aunque nos perdemos planos maravillosos gracias al, ironic mode on, pulso de cirujano del que lleva todo el rato la cámara, ironic mode off. Que se mueve, se mueve mucho, y hay momentos en que desespera. Ahora mismo destacaría un plano de esos que son para enmarcar, si no fuera porque es un spoiler como una catedral. Bueno va, una pista: BESO.

Confirmada Cloverfield II, por cierto, que a saber cómo la llamarán (y continuarán, porque ésta está más cerrada que Lynn Redgrave a manos de Woody Allen).

Y hablando de titular películas, los responsables que "traducen" los títulos en este país, han demostrado una vez más su incompetencia: ¿De dónde se habrá sacado esta muchachada la monstruosidad de Monstruoso, si la película se llama CAMPO DE TRÉBOLES? Pues muy sencillo: resulta que Monstruous era la frase... palabra promocional el tagline en uno de los chorrocientos carteles de avance norteamericanos que salieron de la peli (y que todos son iguales), y uno de estos espabilados se pensó que era el título de la peli, y el resto es historia.

¡Es como si a Rec la hubieran titulado en USA Living Fear!

Para mear y no echar gota. INCOMPETENCIA, así, en mayúsculas.


AH, es mi cumple. 21 años y soltero. Por si pica alguien.

viernes, 1 de febrero de 2008

12 meses, 12 portadas: Vuelve Tim Burton... ¡Degollando al ritmo de la música!

Coño, ¿tan previsible soy? JAJAJAJAJA, me conocéis como si me hubiérais parido, ¡mequetrefes! El caso es que SÍ, como muy bien predijísteis, la portada del mes de febrero irá dedicada a Sweeney Todd, la nueva película de Tim Burton, adaptación cinematográfica del musical de Broadway del mismo nombre, y que está protagonizada por nada más y nada menos que Johnny Depp (nominado al Oscar, una vez más, por este papel), la petarda de Helena Bonham Carter, Timothy Spall, y los muy grandes Alan Rickman y Sacha Baron Cohen.

Fue la película que se quedó más a dos velas en las nominaciones a los Oscar (sólo tres nominaciones... Burton aún estará llorando; que aproveche y ESCRIBA ALGO ORIGINAL PROPIO POR EL AMOR DE DIOS), pero eso no le quita mérito a ese par de Globitos de Oro que ganó hace unas semanas (entre otros premios), y que son los correspondientes al mejor actor comedia o musical para Johnny Depp, y el de mejor película comedia o musical.

Se estrena el 15 de febrero y yo tengo muchas ganas de verla.
Yo tengo muchas ganas de verla y se estrena el 15 de febrero.

Por si no había quedado del todo claro.

AH, además de la recomendablísima Juno, y JOHN RAMBO (repito: JOHN RAMBO), hoy lo que se estrena es Cloverfield (como Monstruoso...). Mañana, que por cierto, es mi 21º cumpleaños, reseñita. ¿Será buena? ¿Será mala? ¡La respuesta en unas horas!