lunes, 27 de abril de 2009

¿El Manga empieza a sudármela?

Ah, la crisis me está afectando más de lo normal (guiño, guiño). El mundo ha cambiado... lo siento en el agua, lo siento en la tierra... lo huelo en el aire...

Hace como un par de meses, a lo sumo, que NO leo ni compro ningún manga. Hace el mismo tiempo que compré el primer tomo de Paradise Kiss y el decimonoveno de Fullmetal Alchemist. Los leí y me gustaron un montón. Hace más tiempo que compré el tercero de Nodame Cantabile... y ni lo he tocado, y eso que me gusta bastante. Por no hablar de Fairy Tail, que... bleh, me la suda Fairy Tail.

Entro al Norma Comics de Barcelona y por primera vez en muchos años... ¡¡¡no me llevo nada!!! ¿Qué me estará pasando? ¿Estaré madurando ante las adversidades de la vidarl? (Guiño, guiño).

No sé, antes compraba tomos y los devoraba en cuestión de horas... Quizá tenga que ver en este desenganche de una afición que llevaba unos ocho años de buen ritmo el que Nana y Fullmetal Alchemist, mis series favoritas ahora mismo, tarden tanto en avanzar. El tomo 20 de Fullmetal Alchemist llegará en junio y yo, yo ya no tengo uñas (menos mal que ahí está el nuevo anime); y Nana... nadie sabe nada de Nana, y hace bastante que dejé de preocuparme por leer un par de tomos al año (un poco doloroso también, ¿eh?).

O puede ser que, a parte de lo que ya he mencionado, haya encontrado algo en que invertir un cuarto de mi dinero que me satisface mucho más, como salir por ahí, ir al cine y comprar Blu-ray's.

¿Qué pensáis vosotros? ¿Temporadita rara o cambio de prioridades en las aficiones?

jueves, 23 de abril de 2009

Santjordiando al personal 2009


Ayer, por si alguno de vosotros ha decidido emular a Christopher McCandless y no lo sabía, fue Sant Jordi, el Día Internacional del Libro, o como queráis llamarlo.

A mí es un día que me encanta. Hasta ahora sólo había podido disfrutarlo en "las ciudades donde vivo" (digamos que vivo entre la "frontera" de Viladecans y Gavà... sin dar más detalles, que hay mucho loco por ahí suelto), pero ayer me fui hacia Barcelona capital para 1.- ir a ver a los del Minoria Absoluta en directo y 2.- ver el ambiente. La verdad es que, a pesar de que terminé petado perdido, me lo pasé bastante bien. Y ese ambiente tan peculiar, esa mezcla de olores a rosas y libros que flota en el aire, acabó por conquistarme aún más con esta fiesta laica, cultural y popular, así hablando muy a lo cursi.

Como cada año me he dejado parte del sueldo en libros... No, en realidad muy poquito, porque siempre busco libros de bolsillo de tapa "blanda" porque además de ser más baratos, me parecen más cómodos. Y como por el simple hecho de ser Sant Jordi en las paradas te aplican un 10 y hasta un 15% de descuento, pues ya era la releche.

He aquí un recuento del material que he conseguido entre ayer y hoy y que no tendrá lugar de almacenamiento porque mis estanterías están en las mismas que Jesús Neira:
Y hasta aquí puedo leer, y nunca mejor dicho. Ahora sí que tengo material de sobra para leer xDDD, y me va fenomenal porque estoy en plena racha de leer libros y no parar, aunque luego dejo temporalmente tirados los tochos a medias para leer los más peques xD. Si es que...

Por eso he ampliado la sidebar de puntuaciones de la izquierda con una sección dedicada a los libros que me lea. Los chafarderos/as que sólo entren aquí para ver qué hago con mi ocio y no comentar en las entradas estarán de enhorabuena xD.

miércoles, 22 de abril de 2009

Fumar es malo, pero gracias por hacerlo

Ayer escuché que el Ministerio de Sanidad y Política Social está estudiando el incluír imágenes impactantes en las cajetillas de tabaco, para que "disuadan" de fumar a los que tienen como hábito esta droga.

En fin, ante estas gilipolleces lo único que puede hacer son dos cosas:
  1. Cagar
  2. Quejarme en el blog
Como mi metabolismo es así de puñetero y pícaro, pues he optado por hacer lo segundo.

La verdad es que me parece algo lamentable. Me la pela enormemente si ayuda en algo o no para que los fumadores manden a tomar por saco ese absurdo placer que es llenarse los pulmones de humo, mierda y cáncer. A mí lo que me parece realmente fuerte es la hipocresía de los mandamases respecto al tema del tabaco.

Leñe, si tan malo es para la salud, que es algo que ya lo sabemos todos, que lo prohíban. Pero claro, como no interesa prohibirlo, porque como de costumbre las tabacaleras (al igual que el resto de corporaciones comerciales) son más influyentes y poderosas que el propio gobierno de un país, y como de ello viven muchas familias, pues nada.

Sí, queridos, vivimos en un mundo que prohíbe y persigue gran parte de las drogas perjudiciales de todo tipo, pero que con una de ellas, una de las más antiguas, se hace la vista gorda y, sin embargo, se van poniendo pegatinas con fotos desagradables o letreros que son pasados por el forro de millones de personas, en vez de hacer algo realmente útil, mientras a destrangis van poniendo la mano y cobrando las primas correspondientes. Sí, vivimos en un mundo donde se hace eso, pero que por otra parte no se tiene ningún tipo de reparo en perseguir y calificar como delincuentes a ciudadanos de a pie por bajarse una puta película del eMule.

¡Pero eh! Mientras la gente esté en su burbuja del bienestar y sigan votando, aquí no ha pasado nada...

sábado, 18 de abril de 2009

¡A la tele! Episodio I: "La Tribu"

Todo comenzó hace un par de semanas, cuando mi hermana Carmen nos inscribió a ella y a mí en la web de Gestmusic Endemol para ir de público a los programas que nos echasen. Al cuarto de hora, llamó un pavo que trabajaba allí para hablar con mi hermana. Sí, todo parecía indicar que los esbirros del 66% de La Trinca buscaban desesperadamente a gente para rellenar las graderías de sus producciones. Mi hermanita y el tio, muy simpaticón por lo que me contó, se pusieron de acuerdo con dos programas: La Tribu y la gala 0 de Operación Triunfo 2009. Para liarla parda, vamos.

Ayer, llegó el Día D. A eso de las siete menos poco nos subimos al Carmen-o-Car, camino a Sant Just Desvern para asistir como público en La Tribu, que para quien no lo sepa se estrenó ayer por la noche en rigurosísimo directo. Después de llegar al "pueblo" y dar un par de vueltas porque no sabíamos dónde coño estaba el plató y, tras ver a un grupito de individuos que tenían toda la pinta de ser telecinqueros del copón, llegamos.

Una hora y media y dos avistamientos fugaces a Carlos Latre, Boris Izaguirre y a Tony Moog después, nos hicieron entrar por orden de lista a una carpa donde cenaríamos. Nos dieron by the face una botella de agua y un sandwich que yo fue mirarlo y entrarme todos los putos males. Tres elementos que, combinados, son el fin del mundo: Pavo, lechuga y mayonesa. Para mí, asco puro. Ya me hice a la idea de que no iba a cenar; es decir, que no iba a comer nada hasta bien entrada la madrugada (porque entre que salíamos de allí y llegábamos a casa, se harían las dos y pico). Pero bueno, en un ataque de valentía ciega, le metí un bocado generoso para saber a qué sabía, y entonces me entró un ataque de epilepsia de esos controlados por los bomberos y enfermeras amargadas, pero sin atarme a la cama ni nada. Mastiqué un par de veces, me entraron un par de arcadas sin sonido pero con un poco de pose, y tragué los casi 3cm² de bulo alimenticio sin respirar. Agua. Cava. Bebí y bebí hasta que me lo quité de la cabeza.

Eran las ocho y media de la tarde, y faltaban dos horas justas para que el programa empezara. A eso de las nueve y media empezaron a llamar a la peña para ir colocándola en varias secciones de las graderías. Allí me quedo claro que la gente hace lo que le sale de los huevos porque ellos lo valen. Las regidoras venga a decir megáfono en mano que se fueran a la carpa donde se cenó, y ellos como si oyeran llover. Pero bueno.
A nosotros nos llamaron a eso de las diez menos poco, si no recuerdo mal. Y después de esperar un cuarto de hora de pie, nos colocaron en la primera fila de una de las secciones de público que estaba a pie de plató. Vaya, que lo íbamos a ver todo de lleno y, encima, saldríamos en la tele.

Faltaba un poquito para el programa, así que mientras la peña se acomodaba, apareció el regidor jefe, un primo lejano de Jonathan Taylor Thomas que antes creo que presentaba un programa de esos asquerosos de "Llama y gana", para animar el cotarro y explicar cómo iba todo aquello. Nos dijo que cuando él diera la señal, que aplaudiéramos, que gritásemos o que abucheáramos. Todo está milimétricamente calculado, hasta las reacciones del público. Un show, y nunca mejor dicho. Me reí bastante cuando la Merceditas Milà salió un rato después a decir aquello de que "la gente no se cree que esto es todo improvisado; no, aquí no hay guión, queridos". Y una polla como una olla de caldo para diez personas de grande, querida. A partir de ahora no os toméis en serio todo lo que os diga esta mujer, porque en realidad os está tomando el pelo.

Bueno, después de un par de entretenimientos -entre los cuales uno de ellos consistió en que mi hermana tuviera un minuto de gloria, ya que Jonathan Taylor Thomas la sacó al centro del plató para predicar a los cuatro vientos que estaba buscando trabajo de peluquera- los cámaras se pusieron en su sitio, y el programa empezó. Salió Javier Sardà, luego la Milà, después Carlos Latre y a continuación Boris Izaguirre. Aplausos. Vítores. Todo preparado, masticado. Una farsa, pero divertida al fin y al cabo.

El programa fue transcurriendo con normalidad, pero desde el público con cierta curiosidad, ya que por primera vez estaba viendo cómo se realizaba un programa en directo, y además no uno cualquiera, sino una producción de La Trinca con el Sardà dirigiendo. Todo un lujo.

Ah, llegó la hora del primer invitado: Risto Mejide. Fue divertido verle y escucharle, pero sobretodo para confirmar que en realidad el Risto que vemos es un puto papel. Puede que sea él mismo, pero en un 70% estamos hablando de un rol, de un personaje. Porque en cuanto las cámaras se apagaron la cara se le transformaba, y se convertía en el tio más majo del mundo, de esos de irse a tomar unas cañas.

Después vino la ex ministra Magdalena Álvarez. La de Fomento. La de Cercanías. La del AVE. La del "Antes partía que doblá". Sí, esa sinvergüenSa, como diría ella. Salió la Maleni, el regidor pidió que nos pusiéramos en pie y aplaudiésomos como locos. Yo ni me levanté, no me dio la gana, y aplaudí con una desgana y una indiferencia que, por lo que vi luego, traspasó la pantalla.
La entrevista fue aburridísima (en casa más) y transcurrió entre diez mil algodones, con prácticamente cero mordeduras. Normal, teniendo en cuenta lo "rojo" que es el Sardà. Si hubiese venido, yo qué sé, Soraya Sáenz de Santamaría, probablemente hubiese sido mucho más crítico -y jugoso-. Pero como ha venido una ex ministra de un gobierno socialista, pues a cuidarla.

Después vino Amaia Salamanca, la prota de Sin tetas no hay paraíso, a promocionar Fuga de cerebros. De fuga hubo, porque no me pareció gran cosa de mujer. Olía todo lo bien que querías, pero era un puto maniquí del Bershka. Si se pesase allí mismo estoy seguro que el 50% del peso que marcaría la báscula serían perfume y cosméticos. Vamos, que le pegas una hostia y el efecto visual es lo mismo que golpear un saco de harina roto.
La entrevista también fue aburridilla desde casa, pero entretenida de ver desde el público. Es curioso cómo cambia la visión de uno dependiendo de si estás en un sitio o en otro. Cuando estás en casa tiendes a prejuzgar y a valorar con mucha superficialidad, pero cuando estás allí y ves cómo funciona todo, y eres testigo de la profesionalidad aplastante de todos, pues te callas el boquino.

Tras la entrevista, con escena de cama entre Sardà, Amaia y Santiago Segura (muy majete también, aparentemente) incluída, salieron Tony Moog y una chica que no tengo ni idea de quién es, para presentar un reportaje en clave de humor sobre la crisis económica. Simpáticos, pero sin carisma. Aburridos. Después, Sardà, Milà, Latre y Boris hablaron sobre no sé qué de la monarquía en la mesa, al más puro estilo Crónicas Marcianas, y se terminó el programa.

La experiencia fue realmente agradable. No sólo me quedé con la anécdota de ver a gente famosilla, sino que también me quedé con el cómo se hace un programa de éstos. Desde los regidores hasta las cámaras, la dirección y todo en definitiva. Hasta el cómo está hecho el plató, mucho más pequeño al natural que en la tele: mucho virtuosismo dentro, detrás cartón piedra, cables doblados y destartalería.

El programa en sí, la verdad es que no fue nada del otro jueves. Se notan cantos por pulir y necesita algo de impulso para que llegue a entretener. El Sardà sale mucho y los demás, poco. Incluso la Milà está muy desaprovechada, saliendo sólo en clave aguafiestas para decir lo que dice la gente del foro del programa en Internet. A mí eso me la sopla, así que por favor, Merceditas, haz alguno de tus numeritos y déjate de tonterías. El Latre en su línea y el Boris desaparecido en combate totalmente. Ni música glamourosa ni subidas en la mesa con los brazos en alto como en Crónicas Marcianas, ni nada. Algún detallito, pero desaparecido totalmente.

¿Lo mejor?
Programa: El sello de autor que se respira.
Experiencia: Ver cómo funciona todo y el ambiente.
¿Lo peor?
Programa: La poca garra y la falta de mala leche y personalidad (a la larga, si sobrevive en la parrilla, se acabará convirtiendo en Crónicas Marcianas 2).
Experiencia: La hipocresía, quizá.

A ver cómo va el próximo día 29 en la gala 0 de Operación Triunfo 2009 xD.

miércoles, 15 de abril de 2009

Bycicles & Bitches

Ah, no paro. La vuelta tras Semana Santa ha traído el frenetismo a mi vida. Pero no de manera casual e inesperada, claro. Es algo totalmente planeado por mí. Planeado como las moscas.

La vida sedentaria es una puta mierda, eso lo tenemos claro todos. Hacía tiempo que había decidido ponerle remedio de una vez, pero nunca terminaba de hacerlo. Ayer, por fin, me compré mi tan ansiada bici. Una muy mona plateada. Y ahora, en vez de quedarme el 90% del tiempo sentado, cada tarde me saldré un par de horitas a pedalear como si Hugo Chávez me persiguiese con el resto de presidentes sudamericanos detrás.

Que ya está bien de no cuidarse hombre. Y así me pongo sexy, ea.

Esta mañana me han entrado todos los ascos al ver el Programa de Ana Rosa, de la egocéntrica de la Ana Rosa Quintana, claro. Han comentado la participación en el cásting del reality show Britain's Got Talent de Susan Boyle (ver aquí), y lo único que destacaban la momia plagiadora y el resto de cadáveres vivientes vestidos de Armani era el aspecto de la concursante. Ah, está claro que el ambiente de la frivolidad sólo engendra frivolidad. Pues nada, que les vaya bien a ellos y a sus cuerpos perfectos (y operados) y a sus vidas perfectas. Yo les recomendaría a ellos, y sobretodo a Telecinco, que tomaran nota de los británicos a la hora de hacer reality shows de calidad y entretenidos, y no las mierdas putrefactas y cutres que hacen ellos.

Esa es otra, a pesar de lo que diga, asistiré como público el próximo viernes por la noche al estreno de La Tribu de la misma cadena, el programa de Javier Sardà, Mercedes Milà, Carlos Latre y Boris Izaguirre que no sé yo cómo estará, pero que al menos servirá para ir por primera vez a un programa de televisión.

El próximo será la gala 0 de Operación Triunfo 2009, así que poned esos días la tele a ver si me véis entre el público haciendo el gilimemo. Y todo iniciativa de mi hermana mayor, claro, yo no la tengo para estas cosas, y menos con algo relacionado con Telecinco xD.

sábado, 11 de abril de 2009

Sinónimos de CUTRADA, vol. 1

En serio, como culé siento muchísima vergüenza ajena de esta cutrada de iniciativa, de aquellas vergüenzas ajenas de las de escupir sangre y toser muy hondo.

No entiendo qué criterio de calidad y buen gusto lleva la directiva para aprobar semejante pelusa de ombligo hecha cántico, semejante prostitución del clásico de Sau.

¿Dónde queda el "Cant del Barça"? ¿No era suficiente o qué?

Madre de mi vida, y luego dicen de la caspa española...

jueves, 9 de abril de 2009

Dragonball Involution: Onda truñal

Antes que nada, una advertencia: A todos aquellos que sin haber visto la película me van a comentar un "te lo dije", o alguna demostración más de cómo hay que pasarse de listo sin llegar a serlo por la vida, podéis ahorraros el esfuerzo.

Y ahora, the show must go on...

Amigos, yo en realidad os recomiendo ir al cine, gastaros mil pelas para la entrada y otras mil para unas buenas palomitas y una buena pepsi helada, para ver Dragonball Evolution. Sí. Creo que en el fondo, ésto, es sano. Al igual que es bueno que nos pongamos medianamente enfermos porque así nuestro cuerpo se acostumbra y va renovando defensas, también lo es que sometamos nuestro intelecto a ver semejantes atentados terroristas audiovisuales. Nos hace más inteligentes, tanto o más que cuando vemos una obra maestra.

Pero ah, antes hay que pasar por el calvario.

El problema principal de Dragonball Evolution no es que se salte a la torera el material original. Yo eso ya lo he dejado bien claro infinidad de veces: A mí me la sopla, como si apareciese Goku vestido de Lola Flores y tirando un kame de color púrpura. Yo lo que quiero es una buena película. Eso es lo primordial, y ésto que se acaba de estrenar no es, ni de lejos, una buena película.

Estamos, sin duda, ante una de las mayores exhibiciones del peor y más rancio anti-cine que podamos ver en nuestros días. Una aberración de principio a fin, con un valor cinematográfico a la altura del más asqueroso de los pantanos. El único atisbo de cinematografía sana es la banda sonora, y ni aún y así, porque a pesar de ser fabulosa, los orangutanes que pusieron los de la Fox en lugar de editores inteligentes y profesionales no han dejado ni rastro de ella en la película. Un par de pinceladas, pero nada. Y es una auténtica lástima.

Ya sé que no hay que pedirle peras al olmo tratándose de Dragon Ball, pero es que el guión no tiene ningún sentido, posiblemente muy perjudicado por una duración excesivamente corta (¡¡menos de hora y media!!) para un tipo de película que requiere, al menos, dos horas para establecer conexiones resistentes entre personajes, y para crear situaciones reales, estables y creíbles y, sobretodo, dramáticas. No, esta troupe ha pasado de todo olímpicamente y ha tirado por el camino más fácil que podían tomar: escribir como si acabaran de terminar el segundo curso de secundaria, rapidito que se acaba el verano y no llegamos a entregar el trabajito en septiembre, y a por los fuegos artificiales finales. Cero sentido dramático, cero sentido de la narrativa y, lo que es peor, cero sentido del espectáculo (porque ya ves tú, el combate final dura... ¿tres minutos?) y de la épica que tanto necesita una película como ésta.

Esto es lo que pasa cuando das cien millones de dólares, unos cuantos cromas y unas cuantas cámaras a toda una pandilla de gilipollas. Porque no se me ocurre una forma mejor de definir un equipo de incompetentes que pueda parir semejante imbecilidad, que tengan la convicción de que estén haciendo una película buena o al menos mínimamente decente cuando hasta un crío menor de doce años te puede decir que apesta con todas las letras. Si es que hace buena a Power Rangers: La película y todo, joder.

E insisto y subrayo todo lo que haga falta: no la critico como adaptación ni por lo que han hecho con la historia, sino por su inexistente calidad como película (aunque vaya tela también en los aspectos más importantes... sobretodo en los orígenes de Goku, y no me refiero al hecho de que vaya al instituto; aprovecho para decir que lo de la "americanización" que he leído por ahí es una tamaña gilipollez equiparable a la película, teniendo en cuenta que el mundo de la serie es un mundo diferente al nuestro).

¿Y dónde cojones está Stephen Chow? Ah, probablemente fumando puros en el ático de un hotel muy caro de Tokio junto con Akira Toriyama. Ese hombre, ese artista que acabó quemado y hastiado de Goku hasta los cataplines a mitad de la serie.

Y ahora, ahora nosotros sufrimos las consecuencias.

Lo mejor: La banda sonora, y los efectos especiales en cuanto a rayos de ki se refiere.

Lo peor: El puto resto.

PD: Gracias a Judeau por el título de la entrada. Niquelaorl, de verdad.
PD 2: Documento gráfico de un servidor justo después de ver la película. Una imagen vale más que mil palabras, dicen. Y no, ni idea de lo que le pasa a mi puto pelo xD.

martes, 7 de abril de 2009

Primeras impresiones de 'Fullmetal Alchemist, Brotherhood'

Quien me conozca medianamente y, además, esté introducido en el mundo del manganime, tendrá conocimiento de un par de factores muy importantes:
  1. Que mi sentido crítico está intacto a la hora de leer manga y ver anime, pero lo analizo desde su correspondiente lenguaje, al igual que lo hago desde el cine (tres medios completamente diferentes); y que jamás me dejaré llevar por fanatismos. Por ejemplo: la nostalgia que siento por Dragon Ball Z no me impide ver que estamos ante una serie mediocre.
  2. Que Fullmetal Alchemist es una de mis series preferidas, tanto en manga como en anime.
Teniendo en cuenta estos aspectos de mi personalidad y criterio, nadie deberá sorprenderse de que esperaba como agua de mayo, desde que se anunció, Fullmetal Alchemist: Brotherhood ("Hermandad"; en Japón se llama como siempre, así es como se titula en Estados Unidos, pero yo la llamo así para diferenciarla), el nuevo anime basado en el manga de Hiromu Arakawa que se estrenó en Japón el domingo pasado, y que a diferencia del primero, esta vez sí se seguiría con la apasionante historia original del manga.

Ahora bien, esto suponía una repetición de tramas e historias que podrían hacer caer a esta nueva serie en la redundancia extrema, ya que el primer anime adaptó el manga con normalidad y buen hacer hasta aproximadamente la mitad de sus episodios. ¿Qué hacer en este caso? ¿Se recurre a la repetición, o por el contrario, se continúa desde donde se dejó? La verdad es que tenía temores en este aspecto, pero en el fondo confiaba en los responsables de la serie. Qué menos, después de todo (corriendo un tupido velo sobre El conquistador de Shamballa, claro), que darles mi confianza.

Visto el capítulo ahora mismo, me alegra haberlo hecho. Y me alegra mucho, muchísimo, que hayan tomado la dirección correcta, y siempre con un buen oficio que da gusto saborearlo fotograma a fotograma. Los tipos de BONES (el estudio que se encarga de este nuevo anime) lo han vuelto a hacer, pero mucho más grande que antes, y casi sin despeinarse.

Esta nueva serie no continúa por donde lo dejaron, ni siquiera recurre a la repetición: simplemente se reinventa. Reinventa el principio de la serie con material totalmente original, en absoluto nada de relleno, puesto que los acontecimientos de los que somos testigos están vinculados directamente con la trama principal de la serie. Y lo hace con una habilidad refrescante y unas decisiones artísticas sorprendentes (¡esa secuencia combinando color con el blanco y negro, al más puro estilo Sin City!). No sólo sigue intacto el buen hacer en realización de sus responsables, sino que también lo está la esencia verdadera de Fullmetal Alchemist, la del manga, a pesar de los cambios provisionales en esta introducción y en lo que vendrá (de alguna forma habrá que encauzar lo que se ve aquí con lo que nos cuentan en el manga).

Lo mejor de todo son las maneras que apunta el capítulo: No contar lo mismo otra vez pero haciéndolo al mismo tiempo, introduciento datos, detalles y guiños que sólo los que vimos el anime anterior o leemos el manga podremos captar, pero que aún y así podrán disfrutar los que mantendrán contacto con Fullmetal Alchemist por primera vez.

Espero de verdad que sigan así. Si lo hacen, estaremos hablando de algo verdaderamente grande.

lunes, 6 de abril de 2009

Canis contra Alienígenas

Empieza la Semana Santa. La bendita Semana Santa. Yo, en mi infinita misericordia, sabiduría y divinidad, bendigo al tito Chusicristo por poner la otra mejilla a lo bestia hace, según las cuentas oficiales, 1.976 añetes de nada. Parece que fue ayer tú, el tiempo pasa volando. Bendigo al Chusete porque así los mortales tenemos una semanita de break que disfrutar. Gracias, chico, eres la mar de majo, aunque algunos se pasarán la semana vestidos de negro y llorando como histéricos (y lo que es peor, por figurines más feos del copón) como si estuviesen de funeral. Ya se sabe, te matas por ellos con toda la buena fe del mundo y luego Dios los cría y ellos se juntan. Menuda relación paternofilial, ¿eh?

El sábado no tuve otra cosa mejor que hacer que flagelarme. Para uno del Opus significaría agujerearse el cuerpo lenta y dolorosamente para sentirse mejor (claro, como son sadomasoquistas); para mí significa ir al cine a ver Fast & Furious: Aún más rápido. Sí, qué queréis que os diga, estaba aburrido en casa y es lo que tiene la soltería y el no tener que pagar una hipoteca. La película aunque tenga alguna carrerita vistosa, es obviamente una mierda pinchada en un palo que tira de esquemas (esos diálogos, la madre del cordero). Está cebada de planos rápidos de todo, planos rápidos de tias cerdas ligeras de ropa, coches tunning (al loro con uno de los planos de la película: Un cementerio, un entierro... una hilera de coches tuneados de colorines chillones aparcados en fila índia...) y un repertorio de "energumenoría" musical machista que espanta. Total, para que luego no nos cuenten absolutamente nada. En definitiva, la película ideal para gente con una capacidad neuronal deficiente.

Esta tarde, como contraste, me he visto por primera vez La cosa, de John Carpenter. Contraste de los gordos, porque ni punto de comparación la una con la otra. Ni punto, ni coma, ni dos puntos, aquí no caben comparaciones, así que tiraré la peliculita del Vin Diesel a la basura de una vez porque no entiendo por qué sigo arrastrándola.
La película es una excelente cinta de ciencia ficción de terror, narrada con muchísimo pulso y con un sentido de la inquietud muy adecuado. En ésto ayuda también el señor Ennio Morricone, que está que se sale con la mínima pero efectiva banda sonora que compuso. Con todo me recuerda bastante a Alien, el octavo pasajero, de la cual bebe bastante, pero tiene la suficiente personalidad propia como para salir airosa en todos los aspectos. Y qué efectos especiales, madre mía: todo muñecajos viscosos y asquerosos, REALES, nada digital. Gorgoritos de los buenos, de los palpables, de los aterradores. No me imagino esta película con tufillo computadoresco. ¡Ah! Se los enseñas a los que ven A todo gas y dirían "¡Güala! ¡Si song muniéco! ¡QUÉ FALZO!".

Y bueno, que ya está, que seguramente caerá el Blu-ray porque la copia en DVD que me han dejado es de lo más infecto que he visto.

Mientras... mi meditación espiritual como preparación para Dragonball Evolution ha concluído. El miércoles será un día para recordar... tanto para lo bueno como para lo malo. De ello os enteraréis tanto aquí como en Cinefilo. ¡Al loro!

viernes, 3 de abril de 2009

Hay gente que justifica GUERRAS

jueves, 2 de abril de 2009

Inocencia interrumpida

Hay una tendencia al pesimismo y a la ingenuidad en las redes sociales de Internet que me sacan mucho de quicio. El motivo por el que escribo esta entrada es que he visto en Facebook ya un par de tontipolleces que me he preguntado de verdad si iban en serio xD. Lo último: el grupo "Nosotros No Pagaremos Si el FaceBook es de pago, Nos Iremos si esto ocurre", cuya descripción reza así:
Aparentemente si Facebook consigue vender su pagina, existe una gran posibilidad que se vuelva una pagina web de pago. ( paysite ).

Esto es una Gran Estupidez. no nos van a TOMAR EL PELO..

Debemos unirnos Todos para que sepan que si lo hacen de pago, nosotros dejaremos de usar el FaceBook.

Para ello debemos de juntarnos todos....
Estoy convencido en que este tipo de movimientos pesimistas son algo cíclico, probablemente por la inexperiencia en la red de muchos de sus creadores.

Parece que ya nadie recuerda que hace más de siete años circulaban correos electrónicos por todas las bandejas de entrada de Hotmail denunciando que el servicio de correo de Microsoft se iba a hacer de pago en unos meses, y que había que hacer cruzada. Obviamente es algo que no sucedió ni sucederá jamás.

Además el argumento que dan en el grupo es bastante absurdo. Con esa misma regla de tres, YouTube se habría convertido en un servicio de pago hace tres años cuando sus responsables la vendieron a Google... Y así otros tantos servicios de la red que siguen igual de gratuítos que el primer día (Blogger, por ejemplo, que también pasó a ser de Google). De hecho, una red social de Internet de pago ahora mismo sería un suicidio para la empresa. Las cosas van muchísimo mejor cuando das un servicio gratis, mientras vas cobrando los patrocinios y las ganancias que vienen directamente de la bolsa... como la televisión.

En fin, chicos. Que ni Facebook se hará de pago, ni Hotmail, ni nada. Ah, y la plantilla antigua de Facebook tampoco volverá si os unís a grupos que os lo dicen. Ni de coña marinera. Me gustaría saber cuánto cobran los creadores de este tipo de grupos para crear mañana uno que se llame "Únete y mañana El Duque se acostará contigo" y prejubilarme de por vida.

miércoles, 1 de abril de 2009

12 meses, 12 portadas: 'United States of Tara'

Iba a dedicarle una entrada independiente de todo este fregao de las portadas... pero es que me está gustando tanto esta serie que al final le he dedicado post y portada, porque lo merece.

Ah, las presentaciones...

Se trata de United States of Tara (el título es un hábil juego de palabras: Los Estados Unidos de Tara), que se estrenó en enero y ha chiflado tanto a crítica como a público, en forma de temporada de doce capítulos que acaba de terminar (la segunda empezará en enero del año que viene ):). Está protagonizada por una inmensa Toni Colette en un papel que estoy seguro que le reportará muchos premios, porque es que de verdad, está inconmensurable (hay que verla en versión original, está claro).

La serie, creada por Diablo Cody y producida por Steven Spielberg, nos cuenta las tribulaciones de una familia típica yankie un tanto peculiar... La hija es una especie de putón otaku-friki no muy segura de sí misma que se lo pone muy fácil a los chicos; el hijo es un homosexual amante de la elegancia vintage cincuentona; y la madre (la absoluta protagonista) es víctima de un trastorno de múltiple personalidad, que es el leit motiv de la serie, el cual se materializa en forma de ama de casa conservadora a lo Bree Van De Kampf de Mujeres desesperadas (pero más radical), en una adolescente de quince años zorrísima, y en Buck, el típico tio yankie con acento sureño adicto a la cerveza y al tabaco. El padre de familia, en medio como un sandwich, por supuesto.

Os la recomiendo encarecidamente. Si no habéis visto esta serie en un mes que os doy de plazo, NO os consideraré personas.

PD: Paramount Comedy la emitirá de momento en España próximamente, aunque estoy seguro que terminará por emitirse en abierto en Cuatro tarde o temprano.