martes, 8 de junio de 2010

Alejandro


Yo era la rara, el bicho raro. La “friki” de la que toda la clase se reía por ser yo misma. Por ir a mi puta bola y no seguir la corriente a una sociedad de borregos. Aquella niña ingenua que se vestía con cualquier cosa o directamente iba en ropa interior y era la personita más feliz del mundo. Yo era la antitesis, lo contrario a todo estándar, la hija que ninguna madre querría tener excepto mi propia madre. Yo era un Monstruo.

Hasta que la Música vino a mí y yo vine a ella. Encontré una forma de expresarme como nunca antes lo había hecho, y todo cambió radicalmente.

Me infiltré siendo lo que no era: lo Convencional, lo “mainstream”; la corriente. Me presentaron al mundo y yo sonreí. Era La Fama, una bestia dispuesta a devorarme. Un ser voraz y cruel de dientes afilados, atado con una correa de diamantes en bruto, ennegrecidos y manchados de sangre seca y barro.

Le enseñé los Dientes con descaro y mostré el as que escondía en la manga: El Monstruo de La Fama, cuyo contraataque fue feroz y efectivo. Me quité la máscara, y ahora el Monstruo era el que dominaba el mundo. La Rareza y la Extravagancia se convirtieron, de repente, en motivo de celebración. Lo Convencional se dejó a la merced de los Pequeños Monstruos, mis súbditos incondicionales, que lo ataron a correas de cuero y violaron sin piedad ninguna, una y otra vez, confundiéndolo, y confundiendo al resto.

El mundo es mío. El mundo es del Monstruo. El mundo baila ahora a su merced. Alejandro está bailando para mí, y yo me regocijo de placer.

lunes, 7 de junio de 2010

Apple presenta el nuevo iPhone 4


Esta tarde, mientras un servidor se dedicaba a mover el culo y perder calorías sobre un tatami, Steve Jobs y Apple presentaban al mundo el iPhone 4. Nada nuevo bajo el sol en cuanto diseño, porque es el mismo que se filtró hace unas semanas por internet. Pero Apple lo ha sabido presentar como la cosa más bonita, cuca y maravillosa del mundo. Yo lo quiero comprar ya, así que esta gente sabe lo que hace.

Las novedades, además del diseño, son varias:
  • Videollamada (rebautizado como FaceTime), gracias a una cámara delantera; mini punto para Apple. Pero se lo vuelvo a quitar, porque sería una novedad hace un par de años (y más) y no a mediados del año 2010; y además, sólo funciona con Wi-Fi.
  • Pantalla Retina. Se aumenta la resolución de la pantalla del iPhone a 960x640. Una auténtica pasada, teniendo en cuenta que...
  • ...podrá grabar vídeo en Alta Definición. Si el iPhone 3GS (ya arcaico) grababa vídeo, ahora el iPhone 4 grabará a 720p de resolución. Además, la nueva cámara será de 5 megapíxeles, e incluirá un sensor de luz y una LED incorporada, que permitirá tomar fotos con flash.
  • La ya comentada Multitarea, que no podrá soportar mi actual iPhone 3G.
La fecha de lanzamiento del dispositivo está programada para el próximo 24 de junio en Estados Unidos, Francia, Alemania, Reino Unido y Japón, con los siguientes modelos:
  • Posibilidad de elegir entre blanco y negro
  • Modelo de 16GB a partir de $199
  • Modelo de 32GB a partir de $299
Por el momento no existe información sobre el lanzamiento en España: ni precios, ni operadoras, ni nada de nada. Sólo que podría salir durante el mes de julio.

Personalmente, el nuevo diseño me encanta, aunque me da que será más incómodo de sujetar. Todas las novedades que trae me parece suficiente aliciente como para pasarme del 3G a la cuarta generación de iPhone, y más teniendo en cuenta que la RAM de mi móvil está cada vez más moribunda. Espero sinceramente que las tarifas que salgan en España faciliten la vida al consumidor, aunque creo que lo que pido es más bien una utopía, teniendo en cuenta lo fatal que lo hizo Movistar con el lanzamiento mundial del iPhone 3G, hace ya dos años.

Afortunadamente, el lanzamiento del iPhone 4 no será mundial, así que a Movistar (y a las operadoras que lo saquen en España, en el caso de que termine la exclusividad de Movistar) le dará tiempo de sobras para organizarlo todo como Dios manda.

sábado, 5 de junio de 2010

Todo Esfuerzo tiene su Recompensa

¡FELICIDADES CAMPEONES!
Sois mi ejemplo a seguir, mucho antes de que cualquier copa os avalara. Estoy muy orgulloso de vosotros.

viernes, 4 de junio de 2010

Pues sí, he cambiado de portada: Kick-Ass

Como que ya iba tocando. Llevaba (creo) desde marzo con Lady Gaga y Beyoncé y como que ya me estaban cansando un poco. Y eso que ambas me vuelven loquito perdido.

Ahora le llega el turno a Kick-Ass, una película que se estrena mañana en toda España, y que yo tuve la oportunidad de ver el pasado jueves en un pase de prensa. Pase que suele ser bastante exclusivo, excepto con esta película, ya que la Universal española la ha estado proyectando en algunos cines de Barcelona y Madrid en sesiones golfas, doblada y todo. Así que a cagar mis delirios de grandeza. Además, la película hace semanas que circula por la red, e incluso a buena calidad de imagen, así que...

Kick-Ass está dirigida por Matthew Vaughn, director de la maravillosa Stardust, y está realmente bien. La primera mitad no me terminaba de convencer, pero la segunda es demoledora. Clímaxes cojonudos y secuencias de acción que te dejan con los ojos como platos. Puro entretenimiento que no debéis dejar escapar por nada del mundo. Encima con cierto transfondo, para los que se quejen de que es una mierda sólo porque tiene acción y parece un videojuego.

Pues no.

Ya he escrito una crítica mucho más extensa y -supuestamente- pro en Cinefilo.es, así que para allá estáis yendo a leerla antes de que os haga pam pam en el culete.

La próxima semana empezará de forma bestial: Keynote de Apple donde presuntamente presentarán el nuevo iPhone (prometo entrada) y estreno mundial del nuevo videoclip de Lady Gaga, Alejandro (prometo entrada también). Por Dios, jamás en mi vida deseé tanto que llegara ya un lunes.

martes, 1 de junio de 2010

Sobre Lost y su final

Una semana después del final de Lost, uno ha podido pensar en él en profundidad y dejando la calenturria del momento a un lado... ¿Me ha gustado o no me ha gustado? Pues en partes.

A partir de aquí, spoilers a mansalva, así que si decides seguir leyendo, sólo tú eres el responsable de haberte estropeado parte del encanto de la serie (ir viéndola sin saber absolutamente nada de lo que va a pasar).

No me ha gustado para nada que se dejasen tantos misterios por resolver por toda la cara. Pero nada de nada. Me hace gracia leer ahora a muchos fans diciendo que lo importante son ahora los personajes y sus resoluciones, cuando la principal trampa de la serie para su adicción es, principalmente, el planteamiento de sus misterios. Porque ya me diréis si personajes tan sosos y planos y aburridos, como los coreanos o la Kate (y podría seguir), son motivo suficiente como para engancharse a una serie cuyas temporadas no son auto conclusivas. No me puedes estar toda una temporada diciéndome que un niñato recalcitrante es especial, y luego mandarlo todo a tomar por saco porque… al niño le empiezan a crecer pelos en los huevos. Y más si tenemos en cuenta que, una vez se ha ido WAAAAALT de la isla, ¡éste se le aparece a Locke sin estar muerto! Porque acepto barco de que el humo negro pueda aparecerse como gente muerta y tal, pero… ¿de dónde sale un WAAAAALT fantasmagórico si sigue vivísimo?

Y así muchas cosas por el estilo, claro. Como lo que es realmente la isla. Ok, puede tener su sentido metafórico y, además, dejan claro en la última temporada (porque no podían haberlo hecho antes…) que es como el tapón de una botella, que retiene “todo lo malo” para que no infecte el mundo. El tapón del Infierno, literalmente, por lo que se puede ver en la finale.
Pero, ¿qué pasa con ese tapón cuando… la isla se mueve en el espacio y el tiempo? ¿Y CÓMO PUEDE MOVERSE TODA UNA JODIDA ISLA? Ya, en Regreso al futuro no explican cómo viajan en el tiempo, pero es que un coche-máquina del tiempo tiene su sentido. Una isla de tamaño considerable (que, recordemos, tiene otra pequeña realmente cerca) que es el tapón del Infierno y que ADEMÁS puede viajar en el tiempo… errr, pues no sé, chicos, pero yo no lo veo equiparable xD (ahora uno dirá: “¡Tú!” Y yo diré: “Pues claro que yo, leches, que soy el que escribe y al que le parece ridículo que una isla se mueva y viaje en el tiempo”).

Además, todo esto me da aún más rabia porque la sexta temporada ha sido bastante infame. Apenas ocurre nada en gran parte de los capítulos (no me diréis que no es un rollazo tooooodo lo del puñetero templo…), y se podrían haber dedicado a contar cosillas durante ellos. Aunque reconozco que dejar los misterios abiertos le da aún más vida a la serie, crea debate y no lo da todo masticado. En cierta medida lo valoro, porque el riesgo a mí me pone, pero toca bastante la moral que vayan planteando y vayan planteando y luego nos metan mocos por todas partes.

Y después tenemos la “realidad alternativa”. O el “limbo”. O lo que sea que quiera que sea que nos han intentado encasquetar durante la sexta temporada. Lo cierto es que me ha parecido otro engañabobos, porque durante toda la trama nos han hecho creer que se trataba de verdad de una realidad alternativa (por favor, el diálogo de Desmond con Faraday, POR FAVOR), para que luego nos digan que no, que están en una especie de limbo donde los losties tienen que reunirse para ir juntos al cielo. Vale, no dicen nada de cielo y lo dejan todo así muy en plan budista… pero me parece una cursilada igualmente. Es todo muy emotivo porque tratan a los personajes de maravilla y te da penita que se vayan y, oh, nos envuelve una luz, te quiero Molly… pero me parece una cursilada para desviar la atención de lo que en teoría debería ser lo más importante: la isla.

Y es aquí donde, fíjate tú qué cosas, me muestro más satisfecho. A pesar de que la trama del hombre de negro -el hermano de Jacob- con la forma de Locke tomada me parece un poco floja (por no decir su resolución, muy por debajo de lo esperado con las expectativas que siempre despertaba el personaje), me encantó cómo resolvieron las cosas en la isla: Hugo convirtiéndose en el nuevo Guardián y Ben en su “número 2”; Kate, Sawyer, Claire, Lapidus y el chinluki que nunca recuerdo su nombre porque básicamente no pinta una mierda en la serie, escapando de la isla en el Ajira en el que los Seis de Oceanic volvieron a la misma; y Jack sacrificando su vida para tapar el agujero del Infierno, salvar la isla, el universo, la princesa Zelda y Disneylandia de todas las cosas malas que seguro que hay dentro de ese agujeraco.

En definitiva: Me gusta el argumento de Lost y disfruto con muchos de sus episodios (y sobretodo con la indiscutible obra maestra que es esa bandasonoraza que se ha currado Michael Giacchino). El final me pareció consecuente con la historia en la isla, pero una fantasmada en el resto, y una tocada de huevos que se dejasen TANTOS cabos sueltos. Porque los cabos están para atarlos, ya que si no, son una tontería supina…

Digo yo. O es que será cierto eso de que no he entendido nada y soy un ignorante como muchos listos de la vida van diciendo por ahí (listos que ya pueden ir por donde han venido si pensaban dejar un comentario recordándome que soy intelectualmente inferior a ellos por este post).

Aún y así, probablemente me acabaré comprando la serie completa cuando salga en Blu-ray, así que es algo indudable que los creadores han hecho un trabajo magnífico xD.