viernes, 29 de abril de 2011

Yo tenía un iPad 2 (II)


Justo un mes después de escribir y publicar esta entrada, estamos en las mismas. Finalmente no fui a la Fnac donde compré mi iPad 2 para devolverlo, sino que llamé directamente a Apple, consciente de que probablemente devolver el cacharro para recuperar el dinero invertido se convertiría en una odisea interminable (al ser productos registrados con tus datos personales).

Lo que no me imaginaba es que llamar por teléfono también iba a ser otra odisea. Estuve casi una hora al teléfono para solicitar una unidad de sustitución, que no me acabaría llegando hasta más de dos semanas después, y por petición expresa por correo electrónico con la chica del servicio técnico que me atendió. Y llegó otro palo por parte de la manzanita, al ver que el iPad de sustitución que me enviaron tenía más o menos el mismo problema que el que compré físicamente: fugas de luz, esta vez mucho más pequeñas y casi imperceptibles, pero fugas de luz al fin y al cabo.

Tuve el cacharro toda la Semana Santa porque no me quedaba otra. El miércoles pasado, la tragedia: el iPad empezó a congelarse sin previo aviso, sin responder a la pantalla táctil ni a los botones de home y sleep. Solo podía reiniciar el dispositivo presionando dichos botones durante menos de diez segundos. Por Twitter me recomendaron restaurarlo en iTunes, pero no funcionó, seguía congelándose y reiniciándose porque sí, así que el problema debería ser estrictamente de hardware. El cartel luminoso de aplausos que tiene el público imaginario de esta sitcom que tengo por vida empezó a parpadear, y mientras la gente reía y aplaudía los gags, yo me volvía a poner en contacto con la chica de Apple de la otra vez, con un correo electrónico de cuatro párrafos kilométricos exponiendo mi caso y cagándome en la Virgen expresando mi descontento y frustración como consumidor.

No obtuve respuesta hasta esta misma tarde, cuando se han disculpado enormemente por los inconvenientes que me están causando –me he gastado casi 600 euros por un cacharro de mierda que no he usado ni dos semanas, si llega–, y que solo con el problema que menciono sobre las fugas de luz, por muy pequeñas que sean, me volverán a enviar otra unidad de reemplazo. Total, de nuevo a esperar a que venga un mensajero para que se lleve este segundo iPad, y otras no sé cuántas semanas para que me llegue un tercero.

¿Sabéis qué es lo que más me fastidia? Que ya no tengo ninguna ilusión ni ganas de utilizar el puto iPad. Le he cogido manía. Y aunque tuviera ganas de tenerlo, mi confianza con Apple ya no está donde estaba hace tres o cuatro meses. Ya no me fío, ya no estaré tranquilo si me llega un iPad nuevo e impoluto sin fugas de luz, porque quién sabe si en cualquier momento se puede quedar congelado e inservible como un puto portátil con Windows 98. Así que no sé qué leches haré. De momento, leerme todos los libros que tengo pendientes y a seguir esperando. Total, no me queda otra...

Crítica: Thor, el Dios de Trueno llega a los cines

Esta tarde ha aterrizado en cines de toda España, una semana antes que en Estados Unidos, una de las películas Marvel más esperadas de la temporada: Thor, adaptación cinematográfica del personaje creado por Stan Lee y Jack Kirby a principios de la década de los sesenta, y basándose en el dios del mismo nombre de la mitología nórdica. Dirige el polifacético Kenneth Branagh.

Creo que no me equivocaría si dijera que, la amplia mayoría de los aficionados al séptimo arte y al mundo del cómic, nos mostramos notablemente sorprendidos ante la decisión de elegir a Kenneth Branagh para dirigir una película sobre un personaje Marvel. Fue totalmente inesperado, para qué nos vamos a engañar a estas alturas, acostumbrados que estábamos a directores de quita y pon y ligera labor para este tipo de producciones. No obstante, una película como Thor necesitaba de un director con una experiencia en la dramaturgia como la de Branagh, distinguido miembro de la Royal Shakespeare Company.

A decir verdad, mis expectativas como espectador se vieron aumentadas con su elección. Estaba seguro que Branagh aportaría en Thor un desarrollo en los personajes y en sus relaciones que no habríamos visto en una película sobre el universo Marvel hasta ahora. La compleja historia del personaje, repleta de matices e historias de gloria, política, amor y traición, así lo requería. El error en esperar demasiado de Branagh en una producción como esta reside en pensar que él también habría escrito el guión del film, nada infinitamente más lejos de la realidad.

jueves, 28 de abril de 2011

¿Pero a quién coño le importa el Barça-Madrid?

sábado, 23 de abril de 2011

Sant Jordi 2011: Breve crónica de un día muy majote


Estoy sentado frente a mi iMac, reventado y acatarrado, pero absolutamente feliz de haber pasado una de las mejores diadas de Sant Jordi que recuerdo en mucho tiempo.

Siempre me ha gustado este día, que como el buen vino va mejorando con el paso del tiempo. La tradición del libro y la rosa me parece algo muy bonito, gesto que se complementa con el genial ambiente que puede vivirse en las calles centrales de las ciudades catalanas durante este mágico día, pero sobretodo desde Barcelona, a pesar del gentío exageradamente "abundante" con el que te puedes encontrar –por no decir "topar"–.

Por ello me hace especial ilusión compartir todas esas sensaciones que pueden vivirse durante cada 23 de abril con las personas que más quiero. Y este año no puedo quejarme por nada del mundo. A pesar de estar muy constipado y encontrarme como Cristo agobiado por saetas interminables y deseando morir en la cruz de una puta vez, me he pasado de nueve de la mañana a nueve de la noche en las calles de Gavà y Barcelona, disfrutando del día. 

Por la mañana he estado con unas amigas por la Fnac de El Triangle de Barcelona, además cómo no de uno de los momentos cumbre de este Sant Jordi 2011: la firma de libros de Joaquín Reyes (Muchachada Nui, entre otros), un encanto de persona y personaje que me ha firmado gustoso su recopilación de tiras Ellos mismos.


A partir del mediodía he comido con la muchachada tuitera barcelonesa-valenciana, y que son @DiegoIX, @Aletshe, @Sary_Chan y @mikejosep. Tras una hora de charla, más paseo por una Barcelona más viva que nunca, finiquitando la tarde entre Coca-Colas y café en el Buenas migas de la Plaça del Bonsuccés, un sitio muy agradable donde tomar y comer algo mientras charlas con personitas a quien aprecias mucho, y que descubrí gracias a las birras que tomé con el gran Juanra Bonet.

Al volver, más paseo santjordiano, pero esta vez por Gavà y con mi señora madre y mis hermanas, con tranquilidad y mirando aún más libros.

Al final, me he venido a casa con siete libros en una cartera a reventar. Sin duda tengo una faena importante a partir de hoy, lo que me vendrá genial porque quería ponerme a darle caña a mi habito de leer, que lo tenía abandonadísimo no, lo siguiente xD. He aquí la imagen y un recuento:


De izquierda a derecha y de arriba a abajo:

Una mezcla de regalos y auto regalos para dar y tomar y no acabar en ocho mil años, vaya.

Espero que el Sant Jordi del año 2012 sea igual de bueno y positivo y cuco o más que el de 2011 que, mientras escribo estas líneas, aún le queda media horita de vida.

viernes, 15 de abril de 2011

I'm in love with Judas


Como muy bien habréis notado, me he tomado un pequeño descanso de este blog porque me estoy centrando en un macro artículo para Cinefilo.es sobre las franquicias cinematográficas más taquilleras de la historia del cine, y del cual en estos momentos estoy escribiendo la segunda y última parte. Llevo prácticamente un mes preparándolo, así que no he tenido ni un momento de tiempo ni inspiración para ponerme con mi rincón personal en la red de toda la vida.

Pero esta noche tenía que actualizar, fuera como fuera, sacando energías de donde no las tengo. El día de hoy ha sido muy surrealista para un fan de Lady Gaga como un servidor. En teoría, dentro de cuatro días debería haberse estrenado el nuevo single de esta mujer, Judas, segundo sencillo de Born This Way, que saldrá a la venta a finales de mayo. Contra todo pronóstico, la pista se ha filtrado y esparcido por Internet a la velocidad de la luz, con una calidad de audio más que pésima. Algunos, como yo, no hemos podido evitar escuchar ese estropicio e intentar desentrañar de él lo que sería uno de los singles más esperados de la Germanotta. Me enganché al momento a él, pero el constante ruido de la grabación casi me provoca un dolor de cabeza terrible. Que la canción sea machacona no ayudaba bastante.

Unos minutos más tarde, circulaban rumores de que Judas se estrenaría en un par de radios británicas en un par de horas. Luego, Perez Hilton publicó un tweet en el que indicaba que la canción se pondría a la venta esa misma tarde en la iTunes Store. La locura colectiva se desató en el timeline de mi Twitter, repleto de fans histéricos, ansiosos, plastas y locos como yo con aquél anuncio.

Judas tardó una hora más en salir a la venta en la iTunes Store, y poder escucharla al fin con la calidad que se merecía.

No se repitió la primera impresión de rareza de Born This Way. Me gustó al instante. Reconocí a la Gaga de toda la vida y, lo mejor de todo, es que ha hecho que me pase toda la tarde bailando. De hecho, la he escuchado una veintena de veces y estoy absolutamente agotado xD. Me parece muchísimo mejor tema que el anterior single de este nuevo disco, pese a que, y este es el único inconveniente que le encuentro, utilice el mismo –pero EL MISMO– esquema que Bad Romance. Diría que es un Bad Romance, pero más y mucho mejor. El puto Bad Romance 2011. Es la evolución lógica que muchos esperábamos, y Gaga no nos ha decepcionado en esta ocasión.

Y sigo bailando. 'Cause I'm in love with Judas, baby!