viernes, 24 de junio de 2011

Juego de Tronos


Me he pasado la última semana viendo la primera temporada de Juego de Tronos ahí en plan on fire. Reconozco que he tenido muy poca personalidad al respecto, puesto que yo no tenía ningún tipo de interés en esta adaptación hasta que por Twitter leía alaridos de placer por cómo la serie te iba dejando con el culo torcido en cada capítulo. Me dije que joder, si estaba tan bien no veía por qué perdérmela y además así podía hablar con los demás y no sentirme excluido ni inadaptado ni nada de eso.

Como era de esperar teniendo en cuenta que la serie la ha parido la HBO, la calidad de Juego de Tronos está por encima de la media. Soy muy fan de la televisión por cable norteamericana, y las series de esta cadena son un buen ejemplo del por qué, al gozar de una seriedad y libertad creativa que otras producciones simplemente no tienen.

Si bien es cierto que la serie no me enganchó verdaderamente hasta la mitad de la temporada (de tan sólo diez capítulos) por culpa de un ritmo exageradamente lento, los factores que me hacían seguir viéndola hasta el momento en el que caes en las garras de la adicción no han sido otros que:

1. La normalización del género fantástico
Si hay algo que me gusta mucho de las películas o series de fantasía es que estén libres de complejos. El género está plagado de obras que tienen la absurda necesidad de subrayar hasta la náusea todos los correspondientes clichés y características a temor de no ser aceptadas. ¿Por qué volcar todos tus esfuerzos en un envoltorio que todos conocemos y no en su contenido? En Juego de Tronos, como ya ocurría en cierta medida en Lost, dejan a un lado todos los artificios y se centran casi en exclusiva en la historia y su desarrollo. Si esto fuera como consecuencia de una limitación en el presupuesto, ahí ya no me meteré...

2. Los personajes
Lo mejor de la serie con amplísima diferencia, y prácticamente todo su sustento a falta de un argumento sin demasiada chicha que roer. Dejando a un lado si son poco o muy fieles a las novelas (un aspecto que me importa un huevo y parte del otro), los personajes de Juego de Tronos abarcan todo el espectro de necesidades de una narración dinámica y extensa como la de esta serie. Son como una sinfonía precisa que se anticipa en todos sus movimientos y cumple tus expectativas. Un reparto perfecto (excepto un Sean Bean no demasiado inspirado) del que destaca un actor que, pese a su tamaño, llena la pantalla en cada aparición: Peter Dinklage como Tyrion Lannister.

Para todo lo demás, ponga aquí su rima fácil perteneciente al típico consejo publicitario. Quizá podrían darle algo de vidilla en el trasfondo en lugar de limitarse a narrar acontecimientos porque sí, y también podrían ponerse las pilas con esa anodina banda sonora que no está a la altura en momentos cumbre. Pero esos dos puntos que he destacado, junto a los cliffhangers, las interesantes tramas de poder pseudo medieval y la siempre cojonuda factura de la HBO, me parecen aspectos lo suficientemente destacables como para darle una oportunidad a la serie.

viernes, 17 de junio de 2011

Estreno del videoclip de The Edge of Glory: Lady Gaga crea polémica cuando no resulta polémica


Me parece francamente curioso todo lo que ha pasado en las últimas horas, las posteriores al estreno mundial del nuevo videoclip de Lady Gaga, perteneciente a The Edge of Glory, el fantástico tercer single de Born This Way. Curioso no precisamente por ella, sino en cuanto a parte de sus admiradores y seguidores. Creo que se ha llegado a un punto enfermizo en el que ya se espera demasiado de ella, y eso no es nada bueno. Diría que no es nada bueno para ambas partes, pero afortunadamente veo que Gaga sigue haciendo lo que le sale del coño, así que simplemente tanta exigencia no es buena para los fans.

Resulta que el vídeo no ha sido lo que esperábamos. Para nadie. Y eso ha decepcionado a mucha gente, a aquellos que esperaban de Gaga más épica gratuita, más coreografías imposibles, más modelitos estrafalarios y más simbolismos. En The Edge of Glory, con toda probabilidad el trabajo más personal de la Germanotta, se ha prescindido de todo ello. Es decir, que Lady Gaga ha decidido no caer en la provocación y la polémica en su nuevo videoclip con la canción sobre la muerte de su abuelo, y por ello, ha recibido palos. O sea, que si no me he perdido nada, la tónica para muchos es la siguiente: si haces un vídeo súper épico y pretencioso y plagado de simbolismos, te has pasado y ya no eres la de antes; si haces un vídeo sencillísimo y personal, te has pasado y ya no eres la de antes.

Dejando a un lado que un artista nunca es el de antes a lo largo de su carrera simplemente porque evoluciona, la Gaga dijo hace tiempo que la etapa de Born This Way pondría a prueba a muchos fans, y parece que eso va a resultar ser cierto al fin y al cabo...

En cuanto al vídeo en sí, mi opinión es favorable, teniendo que aclarar (y es algo lamentable el que tenga que hacerlo) que no soy el típico fan cegato que todo le gusta porque sí. Si me leéis en el blog desde hace tiempo, sabréis que antes Lady Gaga no me gustaba, y fue a partir de Bad Romance cuando empecé a interesarme por ella. Pero tengo que romper una lanza en favor del vídeo de The Edge of Glory y de la libertad de Gaga como artista. En esta ocasión se ha apostado por la sencillez más absoluta para este tercer single, un single que nos habla de la cumbre, de ese borde de la gloria no de la fama, sino de la celebración de haber vivido una vida plena. Y Gaga la celebra desde el punto de vista de esa neoyorquina rebelde que soñaba con ser una estrella del pop, nostálgica de esa vida sin repudiar la actual, añorando su relación con su abuelo fallecido. Simplemente.

El problema del vídeo está en su parte técnica: No es ningún secreto que su realización fue todo un fracaso. Todo el concepto que el director asignado estaba preparando junto a Haus of Gaga fue tirado por la borda por la misma Gaga por discrepancias artísticas, a punto de empezar el rodaje. Este hecho conocido recientemente ha provocado una lluvia de críticas y acusaciones de divismo hacia Gaga que no comparto en absoluto (quiero decir: es su videoclip, es su canción y es su carrera musical... ¿no os parece un lujazo que un artista tenga ese control absoluto en todo lo perteneciente a ello en los tiempos que corren?). Lo que se traduce en la grabación de un videoclip totalmente nuevo sin posibilidad de retrasar la fecha de estreno asignada en un principio, y en la actual apariencia de improvisación a toda prisa que por desgracia tiene el vídeo de The Edge of Glory.

Pero me quedo con la otra parte: la de la Gaga despreocupada y nada pretenciosa que hace lo que ella quiere y no lo que los demás quieren que haga, y lo disfruta. Solo por eso ya me gusta.

miércoles, 15 de junio de 2011

La desconcertante ironía del ser vulgar

Érase una vez una persona que se dedicaba al buen arte de la educación, pero que un día utilizó el trabajo de otras dos personas para su provecho y sin pedir su consentimiento.

Unos cuantos meses más tarde, esas dos personas descubrieron lo que la persona que se dedicaba a la educación había hecho, y decidieron ponerla en evidencia donde todos sus conocidos mutuos y ajenos podían verles y escucharles. La persona que se dedicaba a la educación se apresuró entonces a pedir que dejaran de ponerla en evidencia, que no era consciente de lo que había hecho y que corregiría el error en cuanto pudiera si ellos dejaban de pisotear su honor. Una de las dos personas de trabajo usurpado enseguida quiso dejar las cosas bien claras, que no estaba bien eso de ir utilizando lo que los demás hacen sin su consentimiento para sacar un provecho. Entonces la persona educadora replicó que había pensado en que utilizar su trabajo para su propio provecho le reportaría a esa segunda persona publicidad y éxito, entrando en una contradicción ciertamente estúpida.

Quedaron en que ambas partes arreglarían el desaguisado en cuanto el trabajo utilizado indebidamente volviera a donde le perteneciera, pero la persona educadora enseguida comenzó a envenenar a su círculo de personas afines, clamando al deshonor y asegurando que aquellas manzanas podridas nunca iban a ser bien recibidas en su casa para siempre jamás.

La persona educadora y su círculo de afines, aún y dedicándose a la enseñanza del honor y del respeto para con los demás, cayeron en una ceguera de egocentrismo y vulgaridad que no hizo nada más que ensuciar su nombre, sin darse cuenta de que eran ellos los que caían en el verdadero deshonor al no reconocer los errores cuando se cometen, buscando además culpables donde no los hay; y de que el verdadero honor no es aquél que uno se cree por muchas veces que se repita, ni el que se impone ni se predica a bombo y platillo: es aquél que se gana.

lunes, 13 de junio de 2011

Cuatro días de verano y ya estoy estresado

Estaba yo trasteando con el blog y Blogger en general y me preguntaba cuándo demonios se actualizará el servicio a la nueva versión que anunciaron hace eones. En noviembre este blog cumplirá su séptimo año (oh Dios) on-line y me parece muy triste que, desde entonces, siga escribiendo, editando y publicando entradas desde la misma interfaz. Joder, si Google tuviera la misma interfaz que en 2004, ya estaríamos hasta la pepita de utilizarlo.

Oficialmente no es verano aún, pero como si lo fuera. Ya hace calor y ya puedes ir por la calle en manga y pantalón corto sin parecer un guiri o un retrasado mental. Y yo ya estoy estresado, porque como recordaréis, mi barrio no es un barrio especialmente normal ni tranquilo ni nada de eso: es una mierda. Los niños juegan en la plazoleta como cualquier pandilla de niños, pero unas cincuenta veces más ruidosos y traviesos; un factor que se puede extrapolar a sus queridas madres cuya única función en este mundo es hibernar mientras hace frío, y planchar sus caducos órganos de reproducción y atestadas posaderas en la terraza del bar sin prestar atención a sus primogénitos.

Rezo para que sea septiembre, u octubre, o noviembre, pero todo parece indicar que se acabó eso de venir de fiesta a las tantas y dormir hasta las otras tantas simplemente porque a las nueve de la mañana empieza el show.

Que digo yo que a ver cuándo cobro y me acerco un momento a la Fnac, que me quiero comprar los tomos que me faltan de Fullmetal Alchemist, que ya ha terminado de editarse here in Spain. Tengo intención de escribir alguna reseña si tengo algo de tiempo y... ¡oh Dios mío, estoy escribiendo sobre manga! ¿Tendrá algo que ver en ello la reciente conversión al otakuísmo de mi hermana pequeña ex fanática de los Jonas Brothers y actual oyente de J-Rock?

Pues no lo sé, pero yo para ser feliz quiero un camión.

jueves, 2 de junio de 2011

El mes del pasotismo total

El otro día me dije: "Tengo que actualizar el blog. Hace un mes que no lo hago y esto no puede continuar así, aunque me prometí que no me volvería a agobiar por no actualizarlo porque ya dejé bien claro que haría lo que me saliese del piquetón. Lo actualizaré el día 2, que así cuadro el mes de hiatus".

Y aquí me tenéis. La verdad es que aprovecho que tengo el día de no parar de escribir para actualizar, aunque no sé muy bien qué diablos voy a escribir, así que voy a ir improvisando.

¿Cosas que han pasado en el último mes?
¡Dios mío, tengo pareja! Pues no, pero no estaría nada mal puesto que la primavera está haciendo sus estragos y cuando llega el calor los chicos se enamoran, es la brisa y el sol...

¡Las acampadas Rafa! ¡Las acampadaaaaaas!
Es cierto, lo de las acampadas repartidas por toda España por una "democracia real" (¿es eso realmente posible o es una utopía hippieflower?). La verdad es que me gusta mucho que la gente se mueva y proteste y lo haga con semejante contundencia, pero prefiero esos movimientos esporádicos durante varios días consecutivos que no una acampada perpetua en suelo público porque sí. Que luego hay mucho aprovechado...

El nuevo disco de Lady Gaga
Pasemos a cosas realmente importantes (tenía que decirlo, ya sabéis de qué pie calzo). La Gaga sacó nuevo disco el pasado día 23 de mayo, aunque como viene siendo habitual con esta chica, todo lo que tiene que sacar se acaba filtrando y su tercer disco de estudio no iba a ser menos. Yo ya lo he escuchado varias veces y pese a los malos presentimientos, lo cierto es que me encanta el cambio de sonido a algo más ochentero-noventero, pero sobretodo que potencie su factor más europop y petardo (Schieße, Americano...). ¿Lo mejor? Que la crítica especializada lo está acogiendo sorprendentemente bien...

Han capado el Spotify, macho...
A mí eso me importa un bledo puesto que no lo utilizaba mucho y soy más de iTunes, así que a otra cosa mariposa...

The Life
No me puedo quejar aunque me falte un poco de pimienta. Continúo con Cinefilo.es y ahora también me dedico a actualizar el blog 1080b.com, sobre Blu-rays y tal y cual. Y la Operación Macizorro está ahí ahí, puesto que hace meses que me mantengo en el mismo peso sin subidas ni bajadas bruscas. Lo gracioso es que me noto más delgado, así que serán cosas de musculetes. Tengo que empezar a definir y esas cosas de la vida, pero estoy igual de perro que ciertos okupas piojosos de Plaza Catalunya que no hacen más que darle mala imagen a la iniciativa campera.

Y creo que ya está.

OH WAIT!!


Ahora sí que ya está.