martes, 30 de agosto de 2011

Rosa Díez en el Congreso, hoy


Esto sucedía esta mañana (creo) en el Congreso de los Diputados. A mí Rosa Díez nunca me ha caído en gracia especialmente, y menos su partido político, UPyD y el círculo de personalidades que suele frecuentarlo; pero he de reconocer la acertadísima comparecencia de la diputada con motivo de la reforma express y by the face de nuestra Constitución que pretenden tanto José Luis Rodríguez Zapatero como Mariano Rajoy.

No tengo ganas de escribir sobre el tema porque me he pasado todo el día escribiendo y tengo la espalda peor que un Cristo, pero vamos, que la señorita Díez lo ha dicho todo por mí, independientemente de que haya sido un acto electoralista o no.

#NoLesVotes, pero vota.

lunes, 29 de agosto de 2011

MTV Video Music Awards 2011

Mira, anoche no pude dormir absolutamente nada, y no se me ocurrió nada mejor que hacer para combatir el insomnio que ponerme a ver los MTV Video Music Awards 2011, que se entregaron ayer en una gala muy rara y que da para mucha entrada.


Creo que lo más comentado de la noche y del día de hoy y de todo el universo incluso ahora es sin duda el embarazo de Beyoncé. Circulaban rumores sobre ello, pero ayer la tía sorprendió a todo el mundo como una divorra presentándose enseñando barriga tanto en la alfombra negra como en el espectáculo que protagonizó horas más tarde.

Después vino la señorita Adele (ole su coño y sus discazos) y su HIPER MEGA cardado que me dejó con la mandíbula toda desencajada y con ganas de adoptarla o contratarla y grabar la segunda parte de Hairspray.


Dejando a un lado la alfombra negra y que MTV España emitiera la gala con media hora de retraso respecto al resto del mundo (somos el culo del mundo y queda confirmado por 34894834742ª vez), una de las cosas más indignantes de la noche fue ver cómo la organización maltrataba a una tía que mola tanto como la británica Jessie J.

This woman so splendid:


Se anunció su presencia a bombo y platillo, y de hecho la entrevistaron en el pre-show ese cutre que se sacaron de la manga con un tío que no conoce ni la madre que lo parió, y Selena Gomez. Lo que ocurrió es que las únicas actuaciones que tuvo la oportunidad de protagonizar Jessie J, fueron las de las pausas publicitarias. Es decir, que la tía sólo aparecía y cantaba para ponerle fondo a las cortinillas y transiciones a publicidad.

La utilizaron de una forma bastante ruin y todo Twitter puso el grito en el cielo y todos quisimos ser Jessie J, que la pobre además estaba lisiada. Pero en fin, qué le vamos a hacer.

Por cierto que vino Justin Bieber, como es obvio. Como ya suele ser habitual, vino vestido de lesbiana retromoderna y con algo muy raro en la mano. ¿Una serpiente? Yo apuesto que son los restos de su miembro reproductor masculino, que se le cayó el otro día porque prefería ser un trozo muerto de carne a seguir perteneciendo a dicho ser. Claro que ahora el tío lo exhibe con todo su orgullo de popstar que se cree alguien.


Quiero decir, ¿enseriously? ¿Y este ser andrógino pone cachondas a millones de crías? Poooor favor que baje del Cielo Taylor Lautner y las ponga a todas mirando a la Meca para que se enteren lo que es un hombre DE VERDAD.

Ah, que Justin Bieber ganó un premio (o dos, o yo qué sé porque la verdad es que me importa un bledo) y dijo lo siguiente, con dos cojones inexistentes pero presentes en el espíritu de "olemicoñolesbiano":
Agradezco el premio a Dios, pero sobre todo a Jesús.
Sigan circulando, aquí no ha pasado nad... ¿¿¿PERO QUÉ COÑO??? Hola, soy un cristiano que dice que cree en Dios y en Jesús pero que a la hora de la verdad no se entera de la misa la mitad ni de la Santísima Trinidad.

Ole tú.


Y ahora pasemos al tema más importante de la historia de la humanidad: Por supuesto, os estoy hablando de Lady Gaga. O más bien debería decir Jo Calderone.

La tía se presentó a la gala caracterizado como su alter ego masculino, un chico italoamericano sin demasiados modales que robó muchos momentos estelares de la noche.

De entre todas las cosas que hizo y dijo Lady Gaga como Jo Calderone, a parte de haber actuado conjuntamente con el gran Brian May, me quedo con una sola frase que soltó antes de actuar y que me dejó con las orejas palmeando:
I'm not real, I'm theatre (no soy real, soy teatro).
Frase que, para mí, marca la enorme diferencia que existe entre Gaga y el resto del panorama musical más comercial de la actualidad. Es que no sólo resume toda la esencia de lo que es ella, sino que lo deja bien claro aunque la gente se piense que sólo está diciendo bobadas. Pero claro, qué voy a decir yo. :P

Leí por Twitter una frase que resume a la perfección los MTV Video Music Awards 2011. Y para finiquitar la entrada, pongo el tweet tal cual en inglés, porque si no el juego de palabras se pierde y ya la hemos liado.


Chapó oye. Qué de risas.

viernes, 26 de agosto de 2011

Consejos para la correcta colocación del pene a la hora de tomar el sol desnudo

lunes, 22 de agosto de 2011

Lo mejor de Constantine está aquí


Ayer creo que se emitió por la tele Constantine (y digo creo porque yo cine por la tele NO lo veo, antes me pongo Intereconomía), una de esas películas que produce Hollywood y que le salen majas sin ser peliculones, y de la que ya os hablé en su día cuando se estrenó hace ya seis años, cuando aún era un ignorante y no tenía ni idea de quién era la maravillosa y [espacio reservado para todo tipo de sinónimos separados por comas] Tilda Swinton. Dios, os doy permiso para azotarme y, luego, si una cosa lleva a la otra, mejor que mejor.

Pues del film dirigido por Francis Lawrence poca cosa destaco, y si lo hago no será otra cosa que dos actores: la misma Swinton y Peter Stormare, ese actor secundario cuyo nombre jamás recuerdo y que para recordarlo y escribirlo en alguna parte siempre tengo que recurrir a Google.


No sé cómo será en el cómic y la verdad es que me la suda porque os estoy hablando de una película, pero lo cierto es que me encanta el cómo retratan la mitología católica-cristiana-whatever: Desde la ambigüedad sexual que requiere, como es obvio, un personaje como el arcángel Gabriel (Swinton), pasando por las visiones del Cielo y el Infierno, por la perceptible presencia omnipotente de Dios a través de sus acciones (y pese a no aparecer en ningún momento de la película, por fortuna, aunque a Morgan Freeman siempre apetece verlo en toda Su Gloria), hasta la desfachatez, la guarrería y el enorme poder que desprende un personaje tan suculento en el cine como el Diablo, trajeado de blanco absoluto pero con pies bañados en azufre, y de una apariencia corpórea frágil como si llevara un cuerpo que no es el suyo, dando la sensación de que en cualquier momento toda esa piel y esa carne "adicional" se va a desprender.


Esto no es cosa de ahora, recuerdo que cuando la vi en el cine por primera vez también flipé y me gustó todo esto que menciono, y la verdad es que salí del cine con ganas de secuela sólo por ello, aunque seis años después tiene toda la pinta de que seguir esperando sentado va a ser una tontería. Y eso que a Constantine no le fue nada mal en taquilla (costó 70 millones de euros y acabó recaudando más de 160), pero bueno, c'est la vie. Siempre nos quedará Dogma, ¿no?

jueves, 18 de agosto de 2011

El fútbol saldrá perdiendo


Todos los aficionados al fútbol presenciamos ayer uno de los mejores partidos que recordamos de los últimos meses. En su séptimo enfrentamiento en este año, Barça y Real Madrid disputaron el desenlace de la Supercopa de España de 2011, que acabó ganando el conjunto barcelonés imponiéndose tanto en el partido como en el resultado global de la doble final.

Por primera vez en un par de temporadas, el clásico no fue un desfile militar del Barcelona frente a un Madrid irreconocible y débil, en parte debido a la poca preparación que la gran mayoría de la alineación culé ha tenido para disputar el título.

Pero por desgracia, los mismos de siempre empañaron una gran noche de fútbol. Marcelo entró a Cesc de forma criminal, en una entrada salvaje e injustificada que el árbitro castigó con la expulsión, y que acabó desatando la tensión en el campo. Los jugadores, muchos de ellos compañeros de la selección española, acabaron juntos y revueltos en un vaivén de incriminaciones, insultos y provocaciones.

Y luego vino José Mourinho y protagonizó una de las imágenes más lamentables que recuerdo en mucho tiempo. Impasible, se dirigió al segundo técnico del Barça, Tito Vilanova, y le metió el dedo en el ojo como quien no quiere la cosa, para girarse e irse tan pancho con el rostro invadido claramente por la provocación y la desfachatez de un poca vergüenza que, luego, a la hora de dar la cara, se hizo el despistado como el hombre ruin y macarra que es.

Soy culé y le tengo un gran respeto al Real Madrid. No soy de esos que van exclamando que Madrid se quema, más allá de esas noches de celebración y borrachera en las que uno poco puede controlar lo que dice y hace. Por ello creo que tanto a la institución como a la afición merengue se le tendría que caer la cara de vergüenza ante actos semejantes, que no hacen más que ensuciar el fútbol y contaminar la amistad entre unos futbolistas compañeros y campeones del mundo. Todos vibramos con la victoria de la selección española en el Mundial de Sudáfrica, y nos sentimos identificados ante un equipo, un escudo y una bandera. Siempre ha existido la rivalidad entre Real Madrid y F.C. Barcelona, pero Mourinho está llevando esa rivalidad a un nivel que sobrepasa todos los límites.

Ya lo dijo Pep Guardiola ayer, durante su rueda de prensa: Algún día tendremos que lamentar que alguien se haga daño. Y hoy, casi veinticuatro horas después del partido, no me explico cómo es posible que absolutamente nadie haya exigido explicaciones o incluso destituciones. Pero el morbo y la violencia pueden ser unos aliados útiles a corto plazo, y además salen rentables, y poderoso caballero es Don Dinero. El fútbol saldrá perdiendo, desde luego.

lunes, 15 de agosto de 2011

No estaba muerto

Estaba de vacaciones. Me he tomado las dos primeras semanas del mes de agosto como un respiro, y por ello mi actividad en la red ha bajado drásticamente, incluyendo este blog y mi trabajo en Cinefilo.es y 1080b.com, y excepto en algunas redes sociales (como Facebook o Twitter). Lo necesitaba y la verdad es que me ha venido fenomenal estarme días enteros sin hacer absolutamente nada y sin ninguna preocupación: mucho tiempo libre entre días normales y mucha piscina buena durante los últimos dos fines de semana.

Hoy es festivo y me libro de volver a la rutina, pero mañana me toca pringar de nuevo, aunque siempre con calma y tranquilidad, que no deja de ser agosto y a mí puede darme algo xD. En mi mente está escribir la reseña de Fullmetal Alchemist (que por fin la he acabado) y grabar un nuevo vlog, aunque esto último sea un poco complicado porque nunca sé sobre qué hablar, pero bueno, todo es ponerse. A ver si poco a poco voy volviendo a la normalidad. :)