miércoles, 16 de mayo de 2012

Cambios, decisiones

No sé vosotros (si es que queda alguien ahí que me lea), pero menudo 2012 estoy llevando. En estos últimos meses parece que el destino me está preparando el terreno para un cambio de vida algo brusco al día a día que llevaba hasta ahora. Es así de cabrón, el tío. O de buena persona, quién sabe, dependiendo de sus intenciones.

Hay mucho que contar (bueno, quizá esté exagerando), y hay otras cosas que podría contarlo pero todavía no es el momento, pero empezaré por lo de que he dejado el gimnasio donde practicaba artes marciales por motivos personales... aunque el contrato que firmé el pasado septiembre me ate de forma abusiva (pero legal, ya me he informado) a pagar lo que me quedan de las doce mensualidades con las que, según mi firma, estuve de acuerdo pagar. Al César lo que es del César, supongo.

Dejé de ir por motivos personales y porque desde hace unos meses siento una molestia muy extraña en mi rodilla derecha. Una radiografía y mi primera resonancia ever después revelaron, según mi médico de cabecera, que me falta un trocito de fémur "de nacimiento" y que lo que me pasa es que se me ha sobrecargado la rodilla porque tengo sobrepeso. Sí, todavía. Así eso lleva a otro de los cambios vitales: hábitos alimentarios radicalmente mejores de los que llevaba antes. Esto es comer verdura cada día sí o sí, y carne y pesado hecho a la plancha y de la forma más sosa posible. Espero que de resultado, la verdad. Sobre la rodilla, pues en una hora tengo hora en el traumatólogo, que es quien me mandó hacerme una resonancia, así que a ver qué me dice. Diga lo que diga, la dieta ya no me la quita nadie, ahora que me he acostumbrado xD.

Luego están algunas decisiones que tengo que tomar en un plazo medio de tiempo, pero de eso ya os hablaré más adelante...